Lucila Carbajal, comprometida por lograr una vida nueva para los jóvenes en riesgo

CompartirReflexiva, perfeccionista y con un gran corazón que lo comparte con el más necesitado, así es Lucila Carbajal, Secretaria Ejecutiva de la Campaña Compartir.

Desde hace más de 9 años, Lucila Carbajal entrega su energía y corazón a la Campaña Compartir que es una acción solidaria de los Obispos del Perú en favor de las poblaciones más necesitadas.

“COMPARTIR nace por decisión de la 66º Asamblea General Ordinaria de la Conferencia Episcopal Peruana en 1990, que es ese entonces tuvo como primer tema de ayuda los hermanos desplazados por el terrorismo. Esta Campaña se inscribe en el contexto de las campañas de solidaridad de la Iglesia Católica y que se realizan en muchos países de América Latina como son en Brasil (Campaña de Fraternidad), Argentina (Más por más), Chile (Cuaresma de Fraternidad), Colombia (Campaña de comunicación de bienes) y Venezuela (Campaña Compartir)”.

La Campaña COMPARTIR trabaja un tema diferente cada año y su propósito es inculcar en toda persona el deber solidario, fraterno y comunitario de compartir los bienes con el hermano que sufre, recaudando fondos para mantener diversos proyectos sociales de la Iglesia Católica que atienden y luchan por la vida de los concebidos, infantes, jóvenes, adultos y ancianos de las zonas urbano-marginales del Perú.

CompartirPero qué significa para Lucila Carbajal trabajar ayudando a los demás… “me siento feliz y muy contenta, no me siento una funcionaria, sino una agente de pastoral al servicio de nuestra querida Iglesia peruana. Y sobre todo que no se trabaja en solitario, sino en conjunto con el área de la Pastoral Social, lo que me anima y da fuerzas”.

Esta acción motiva a Lucila a ser misionera, a sentir un llamado continuo y a conocer de cerca los temas sociales que aborda y trata de darle una solución, por ello su misión es fortalecer esa virtud tan humana y con valor universal que es la SOLIDARIDAD “hay que hacer entender que la solidaridad no es otra cosa que el amor cristiano, si Dios ha sido solidario con nosotros, nosotros debemos serlo con los demás. Esto me hace recordar que en una oportunidad un grupo de jóvenes de la Universidad Sedes Sapientiae nos apoyaron con la colecta pública, el día señalado salieron con sus alcancías por el Centro de Lima. Estiraron sus alcancías a personas muy bien vestidas pero ninguno les dio ni una moneda, pero el ánimo no decayó e ingresaron al Mercado Central y fueron los ambulantes los colaboraron. Esto nos hizo reflexionar como el más necesitado da de su pobreza y les dije a los jóvenes universitarios que ese era el verdadero COMPARTIR”.

Este año la Campaña COMPARTIR está trabajando el tema: “Jóvenes, comprometidos con una vida nueva” dando énfasis en aquellos que se encuentran en riesgo social, como son los jóvenes que participan en pandillas, bandas delincuenciales, comercio ilícito de drogas, entre otras acciones que constituyen las nuevas expresiones de pobreza. “Debemos ser solidarios para que estos jóvenes salgan de esa situación de violencia y vivan con dignidad como hijos de Dios”, comenta Lucila.

“La Iglesia Católica espera tu respuesta solidaria a favor de la juventud que vive las consecuencias de la pobreza, la inseguridad ciudadana, el desempleo y la falta de oportunidades”.

Formas de colaborar con la Campaña COMPARTIR:

Campaña COMPARTIR
Mayor información en http://www.iglesia.org.pe/compartir

Escrito por: Karla Auza
Unidad de Imagen Institucional