TESTIMONIO: Samaritanos en acción - Contamana

ContamanaEl crecimiento y desborde del río Ucayali ha traído a la Región Ucayali la pérdida de viviendas, chacras, cultivos, falta de trabajo para ganarse el pan de cada día, enfermedades por la contínua humedad, pero sobre todo la pérdida de vidas humanas.

Unido a esto llegó una corriente de solidaridad para con los hermanos damnificados por las fuertes lluvias e inundaciones, a través de una Campaña de Solidaridad emprendida por Cáritas del Perú.

Así nació un grupo de voluntarios que nos hemos hecho presentes en los barrios y caseríos para poder ayudar.

Este grupo surgió como una llamada solidaria ante la situación de emergencia, nos juntamos y brindamos una colaboración desinteresada con la misión de acoger y reubicar a las familias damnificas en las escuelas, situadas en las zonas altas del distrito de Contamana.

En uno de nuestros encuentros, leímos la parábola del samaritano, ahí encontramos luz y pedagogía, motivación y acción… Había que salir al encuentro de las familias afectadas, caminamos por todo el malecón, con lluvia y sol, por la mañana y por la tarde, y en pequeños grupos. Nos convertimos en samaritanos que no pasan de largo frente al damnificado, sino que se acerca, se interesa por su situación, dejándonos afectar, buscando los medios para responder a su necesidad imperiosa.

Nos hemos encontrado con familias enteras y ancianos que llegaban sin saber a dónde ir. Poco a poco esta situación ha ido serenándose, pero nos ha hecho más conscientes de lo que ellos han perdido.

Dentro del grupo hay muchos que son damnificados, sus viviendas han sido afectadas, pero siguen colaborando porque sienten que otros hermanos están más necesitados, su participación dentro del grupo ha sido muy importante y ejemplar.

Con la ayuda recibida por Cáritas del Perú, se ha realizado en el distrito de Contamana una campaña de distribución de alimentos y ropa de abrigo. Para nosotros fue el milagro de la multiplicación de los panes convertido en alimentos, abrigo y medicinas que han sido entregados a los damnificados. Mirar los rostros agradecidos de niños y adultos al recibir las 200 frazadas polares de Cáritas, a la que hemos bautizado con el nombre de “cariñosas” por dos razones: protegen de la humedad y dan calor, que es lo que ofrece la verdadera caridad.

El balance de estas acciones es 668 familias atendidas en las zonas de más alejadas del distrito de Contamana.

Se ha repartido lo recibido como don que brota de la caridad más sincera y hermosa, porque saber dar con amor, es la clave y el secreto. Dice el pensador Corneille, “la manera de dar vale más que lo que se da”, y, en el libro de Tobías se nos recuerda: “Si tienes mucho, da mucho; si tienes poco, da poco; pero da siempre”.

Pobladores de ContamanaAprovechamos, en nombre de todos los que formamos el grupo samaritano para dar gracias a todos los que de alguna forma han colaborado en esta Campaña de ayuda.

Los samaritanos tenemos la esperanza de que otro mundo es posible… desde Jesús. Otro mundo es posible si nos convertimos en samaritanos, en personas que no pasen de largo frente al sufrimiento del prójimo, que no tengan miedo de manchar su ropa al rozarse con las heridas de su prójimo malherido… Ser samaritano supone saltarse cualquier barrera que impida acercarse al prójimo, dejándose afectar y actuar con eficacia compasiva. Otro mundo es posible… desde Jesús, el buen samaritano, y, como él, todos nosotros.

En nombre de nuestro grupo samaritano, gracias por vuestra oración y acción solidaria.

Escrito por: P. José Luis Coll
Parroquia de Contamana