Aportes recientes de Cáritas en la lucha contra la desnutrición infantil en el Perú

Proyecto AllyMicuyHace casi medio siglo que en la red Cáritas, específicamente en Cáritas Puno, se dio origen a una importantísima intervención comunitaria para el desarrollo infantil, con la creación de los Wawa Wasis o Wawa Utas en las comunidades rurales participantes en sus proyectos de desarrollo. Esta experiencia luego recibió el apoyo del Estado y finalmente fue institucionalizada dentro de la política educativa pública del país, al dar origen al Programa No Escolarizado de Educación Inicial (PRONOEI), además de servir de modelo para intervenciones similares en América Latina, Asia y Africa. Esta experiencia fue apoyada por Cáritas del Perú en el marco de sus diferentes programas de Asistencia y Seguridad Alimentaria que, con el apoyo de USAID, organizó con las comunidades más pobres en el departamento de Puno y otras regiones del país, hasta los primeros 7 años del presente siglo, en que concluyó el programa WIÑAY.

En los últimos 4 años, gracias a la cooperación de empresas privadas con gran responsabilidad social y en el marco de diversos programas, la red Cáritas en el Perú ha seguido desarrollando experiencias exitosas para contribuir a la calidad de vida y al bienestar de los niños, especialmente en localidades rurales con mayores niveles de desnutrición y pobreza.

Proyecto AllyMicuyEn este corto espacio que disponemos en el número actual del Boletín, queremos destacar tres aportes específicos de Cáritas que pueden luego escalarse y pasar a formar parte de la política de salud pública del país. Estos aportes se han logrado en el marco del proyecto Ally Micuy, que se desarrolla en cerca de 500 localidades básicamente rurales del departamento de Ancash, gracias al convenio de cooperación establecido con el Fondo Minero Antamina. Estos aportes son:

- Haber capacitado a las Educadoras Comunales en Nutrición (ECN), agentes voluntarias de sus comunidades, que mediante frecuentes visitas domiciliarias   para consejería nutricional ENTRE PARES, han logrado reducir la prevalencia de la desnutrición crónica en 10 puntos porcentuales en los niños menores de   3 años entre mediados del 2007 y mediados del 2010.

- Haber demostrado que es posible lograr una importante reducción de la anemia infantil mediante la administración de sulfato ferroso, dos veces por semana, a   cargo de las ECN supervisadas por personal profesional. Hemos logrado la reducción de 33% en la prevalencia de anemia en casi 3,000 niños menores de 3   años, luego de dos semestres de suplementación. Esta estrategia es más fácil y menos costosa que implementar otra.

- Haber logrado que 15 municipalidades distritales, al ser testigos del gran rol que han jugado las ECN, acuerden cubrir un estipendio mensual para ellas,   basada en los resultados o logros. Esta actividad ahora puede ser parte de las acciones realizadas para la reducción de la desnutrición crónica en el marco   del Plan de Incentivos para la Gestión Municipal.

Estas experiencias ya se están replicando en otros proyectos de la red Cáritas. Esperamos hacer incidencia para su aplicación por otras entidades públicas y privadas interesadas en la solución de estos graves problemas: la desnutrición y la anemia infantil.


Escrito por: Dr. Andrés Morán Tello
Gerente de Desarrollo Social
Cáritas del Perú