El Balance Social de Cáritas del Perú

La transparencia genera confianza

Jorge Melo Vaga CastroSabemos que hacer las cosas bien no es suficiente, especialmente si los grupos con los que interactuamos no lo saben. Ese es precisamente uno de los principales retos que tiene la responsabilidad social en nuestro país, el que las organizaciones no sólo desarrollen buenas prácticas y que luego publiciten ante los medios de comunicación sus iniciativas sin antes haberse preocupado por compartirlas con sus partes interesadas y haber recibido de ellas su valoración o incluso poner en práctica aquellas propuestas que provengan de ellos.

En el Perú hay pocas organizaciones que entienden la responsabilidad social basada en la gestión sobre la base del mapa de sus grupos de interés y actuar en consecuencia. Más difícil aún es encontrar una organización sin fines de lucro que se esmere por reportar, ya no sólo su información económica financiera auditada, sino de explicar y detallar sus programas sociales precisando con rigor sus intervenciones, impactos, número de participantes, fuentes cooperantes, alianzas estratégicas para la intervención, cooperación con el sector público, etc. En concreto, toda aquella información a lo que los ciudadanos aspiramos conocer de las organizaciones con las que de una u otra medida nos relacionamos, sean estas el Estado, las universidades, las empresas y las ONG.

Necesitamos confiar en las organizaciones y no ser escépticos ante ellas, para eso necesitamos que hagan un esfuerzo por explicarnos qué hacen, cómo lo hacen, si impactan positivamente o no; en síntesis que sean transparentes y reporten sobre sus actividades, sus proyectos emblemáticos y cómo utilizan los fondos que reciben.

Eso es precisamente lo que ha venido haciendo Cáritas del Perú en los últimos cinco años y los resultados saltan a la vista: sus programas se han incrementado, sus intervenciones cuentan un mayor número de aliados y la señal más importante es la cantidad de empresas que se han sumado a los proyectos, todo ello a partir de la confianza que genera no sólo el hacer las cosas bien, sino el dar cuenta de ella a los grupos de interés y recoger por tanto sus aportes y sugerencias.

El compromiso de este operador social de la Iglesia Católica se ha ido incrementando, ya que ha adquirido liderazgo en su sector al actuar con estos estándares de transparencia, lo que la obliga a socializar aún más al interior de la organización una gestión basada en la sostenibilidad. No es lo mismo reportar a fuentes cooperantes extranjeras que ser el aliado de las intervenciones sociales de cerca de 200 organizaciones en el Perú que están presentes y monitorean los programas directamente.

Es por ello, que Cáritas ha incorporado dentro de su Plan Estratégico para los próximos años a la responsabilidad social como una de sus principales líneas de acción, constituyendo un Comité de Responsabilidad Social para ello y transmitiendo a todos sus grupos de interés los mensajes de estos principios de actuación. En esa línea, el Balance Social 2010, que próximamente publicará, está siendo construido con una participación más activa de sus colaboradores quienes han emprendido un mayor involucramiento con los principios de la responsabilidad social mediante talleres y mecanismos internos de consulta.

Cáritas del Perú ha sido reconocida por la Oficina del Pacto Mundial del Perú como la primera organización de la sociedad civil en el país en reportar los niveles de progreso de los 10 Principios del Global Compact y; asimismo, la Global Reporting Iniciative (GRI), institución líder mundial que promueve la transparencia con el uso de los indicadores para la responsabilidad social, la ha reconocido como una de las primeras instituciones en el mundo en emplear el suplemento especializado para organizaciones de la sociedad civil, incluso antes de la entrada en vigencia de este nuevo estándar.

Esta preocupación por ser cada vez más eficiente y transparente en su gestión es lo que permite a Cáritas del Perú generar la confianza necesaria que todos buscamos al momento de buscar socios.

Escrito por: Jorge Melo Vega Castro
Gerente de Responde
Consultora en responsabilidad social y reputación