En memoria de Alejandrina Pinto Álvarez (1951 - 2011)

Alejandrina Pinto AlvarezAlejandrina Pinto Álvarez siempre se caracterizó por su nobleza y sencillez, pero sobre todo por su trabajo al servicio de los más necesitados, ella partió el pasado 29 de julio dejándonos una gran tristeza que solo se puede superar sabiendo que ahora se encuentra ante la presencia de Dios.

Alejandrina deja un vacío en los corazones de quienes la conocimos pero sobre todo en su familia y amigos de las cuatro provincias altas de la Región Cusco, Jurisdicción de la Prelatura de Sicuani, en donde se desempeñó como Secretaria Ejecutiva de Cáritas Sicuani al lado de su Obispo, Mons. Miguel La Fay Bardi.

Alejandrina Pinto nació el 23 de abril de 1951 en el distrito de Marangani, provincia de Canchis en el departamento de Cusco.

Desde muy joven se dedicó al servicio de la Iglesia iniciándose en la comunidad campesina de Chectuyo con el entonces Obispo de Sicuani: Mons. Nevin Hayes.

Alejandrina siempre sintió preocupación por las mujeres y niños, por esa razón su primer trabajo social fue en el Centro de Formación Campesina de la Prelatura de Sicuani, en el distrito de Pallpata - Yauri. Asesoró a la SOMUJ (Organización de mujeres) coordinando con la Federación Provincial de Espinar. Luego, formo parte del equipo de Educación Popular en el Proyecto de Apoyo Comunitario de la Prelatura de Sicuani.

Haciendo eco de su preocupación por los hermanos de las provincias altas del Cusco, lideró la ayuda humanitaria de Cáritas Sicuani, desde el año 2000 en donde asumió la Dirección, siendo sensible al punto de participar activamente en los programas de emergencia de las comunidades más pobres del ámbito de la Prelatura.

Es importante destacar que Alejandrina sensibilizó a los señores alcaldes distritales y provinciales a través de los proyectos productivos en bien del desarrollo de las comunidades campesinas. Su trabajo pastoral y social siempre ha sido iluminado por el espíritu de servicio desde los más pobres, identidad de la labor pastoral de la Iglesia del Sur Andino.

Lo que nos ha legado Alejita es su admiración por el trabajo de la Iglesia Católica, enrumbado por sus pastores: Monseñor Albano, Monseñor Miguel, Padre Víctor Ramos, su fidelidad a Dios y a los hermanos más pobres.

Alegría en los cielos porque Alejita vuelve a los brazos del Padre, y nosotros contamos con una intercesora para ir construyendo un mundo más justo, solidario y reconciliado.

Hasta siempre Alejandrina…

Escrito por: Álvaro Sani Pillco
Cáritas Cusco