"Nuestra intención es que los proyectos de desarrollo que ejecutamos involucren a la mayoria de los habitantes de las comunidades y modestamente lo estamos logrando"

R.P. Santos Doroteo Borfa López - Cáritas AbancayExplicó el PADRE SANTOS DOROTEO BORDA LÓPEZ, SECRETARIO GENERAL DE CÁRITAS ABANCAY, incansable luchador del desarrollo auténtico integral de los más pobres y excluidos de esa región.

Cuéntenos, ¿qué proyectos lleva adelante en Cáritas Abancay?

En la actualidad, contamos con el Proyecto de Instalación de Agua Potable, que se realiza en 21 comunidades campesinas de la provincia de Abancay. Este proyecto ha traído agua a 170 familias, a través de 1229 conexiones domiciliarias. Esto ha permitido cubrir una distancia que superó los 32, 000 metros con tuberías de tres pulgadas.

Otro de nuestros proyectos es el de Mejora de la Calidad de Vida de Ocobamba, en la provincia de Chincheros y el Proyecto de Ticocc y Karkeke, ambos intervienen en temas agropecuarios como por ejemplo la construcción de sistemas de riego por aspersión, reservorios y canales.

También contamos con proyectos de viviendas saludables en Tapaya, Motoy, Chincheros, Ccollpa y Lambrama; de mejora de la nutrición infantil en las zonas afectadas por las lluvias e inundaciones, así como en mitigación de riesgos por bajas temperaturas en el distrito de Circa.

Además, Cáritas Abancay en los últimos años ha introducido más de 500 semovientes, inseminación artificial, ferias agropecuarias con incidencia en derivados lácteos generando cadenas productivas.

Finalmente, estamos en el proceso de formación de las Cáritas Parroquiales en toda la Diócesis de Abancay.

¿Cómo ha visto la respuesta de los beneficiarios ante los proyectos que desde su Cáritas se están realizando?

Los beneficiarios son los principales involucrados en cada uno de nuestros proyectos de desarrollo. Cada uno de ellos, se siente involucrado en la gestión de su propio desarrollo. Nos llena de alegría cuando en casi en todos los sitios, nos dicen que es la primera vez que una institución hace algo serio en su comunidad.

Nuestra intención es que los proyectos de desarrollo que ejecutamos involucren a la mayoría de los habitantes de las comunidades de Abancay y modestamente lo estamos logrando.

¿De qué manera cree usted que la labor de Cáritas Abancay contribuye a generar un cambio a favor del desarrollo?

Nosotros atendemos cuatro provincias de Apurímac: Chincheros, Andahuaylas, Aymaraes y Abancay. El cambio más importante es el de la educación y la promoción de las capacitaciones.

Creemos que la mejor contribución no son los desagües, cocinas mejoradas, viviendas saludables, vacas lecheras, ferias agropecuarias, sistemas de riego por aspersión o cadenas productivas, sino es cuando el pobre es educado en temas sociales como gobernabilidad, presupuesto participativo, equidad de género y cultura de paz. Se debe proteger la familia, célula fundamental de la sociedad. Todas estas acciones hacen que un proyecto sea sostenible.

Los participantes de los proyectos de Cáritas Abancay –sobre todo campesinos– si no acceden a sus derechos más elementales, como es el DNI, no existen como personas, no son nada. Y Caritas Abancay apunta en esa dirección.

¿Qué es lo que más le gusta de su labor?

Me gusta la alegría natural de los niños, la alegría de los pobres que por primera vez son tratados como personas, los rostros arrugados, las sonrisas desmueladas de las ancianas y la sinceridad de su agradecimiento. La gente es generosa en agasajarte con los famosos cuyes chactados, te tratan como a un rey, hasta incluso exageran.

Recuerdo a un hombre de Quisapata bramando por la alegría, entre lágrimas agradecía a Mons. Gilberto Gómez, Presidente del Directorio de Cáritas Abancay, porque había tenido que vivir 68 años para acceder a agua potable segura y que ya no iría a diario hasta el río a traer agua en sus acémilas y expresó: “desde hoy día viviré como gente”.

¿Qué planes tiene para el futuro de su Cáritas Diocesana?

Es importante decir que el mejor plan es no tener demasiados planes. Cuando hay amor y entrega, -lo he visto en tanta gente buena que calladamente sirve a los demás- surgen miles de objetivos que alcanzar.

El plan más necesario es lograr que Cáritas Abancay llegue a ser autosostenible, lograr que existan muchos voluntarios…, que cada católico sea consciente que también él es Cáritas desde el día de su bautismo.

Siento que las oficinas de las Cáritas Diocesanas nos hemos preocupado demasiado por trabajar como ONG’s. Tenemos que revalorizar nuestra fe y ser Cáritas (amor) viviendo nuestro bautismo. Por último, es necesario que todas las Cáritas del Perú vivamos una nueva conversión, partiendo del ubi charitas, ibi Deus (donde está el amor, ahí está Dios).


Entrevista realizada por: Karla Auza
Imagen Institucional