Fortaleciendo nuestra institución

Jorge LafosseEl año 2012 significó para la Red Cáritas en el Perú un periodo en el cual llevamos adelante una serie de intervenciones orientadas a promover el desarrollo humano integral de las poblaciones más pobres y excluidas del país, dentro del marco de nuestro nuevo Plan Estratégico Institucional.

Los programas y proyectos ejecutados fueron impulsados buscando la cooperación de diferentes actores nacionales e internacionales, donde los esfuerzos de las empresas privadas se articularon con los recursos e iniciativas públicas tanto a nivel local, regional y central.

En el año que pasó, la oficina central de Cáritas del Perú en coordinación con las Cáritas Diocesanas, ejecutó 47 proyectos de desarrollo que permitieron beneficiar a más de 35 mil familias, brindándoles mejores condiciones de vida, así como instrumentos orientados a fortalecer su rol protagónico en el proceso de transformación de la sociedad.     La inversión total de estos proyectos fue cercana a los 18.5 millones de soles.

En forma paralela mediante el programa de Obras Sociales hemos podido apoyar a más de 200 mil familias por medio de la entrega de bienes materiales e insumos que permiten a las instituciones caritativas de la Iglesia, atender los requerimientos de las familias que se encuentran en alguna necesidad. La ayuda entregada consiste esencialmente en alimentos básicos, kits de educación y artículos para talleres, así como prendas de vestir y artículos diversos, fue valorizada en más de 3 millones de soles.

Adicionalmente, por medio del programa de Medicamentos, Botiquines y Equipos Biomecánicos se atendió en forma directa a más de 1,200 personas con discapacidad, así como a las Cáritas Diocesanas y congregaciones religiosas orientadas a la asistencia social. Los materiales entregados se encuentran valorizados en 1 millón de nuevos soles.

Uno de los grandes desafíos que enfrentamos durante los últimos años es responder a las necesidades de las comunidades más vulnerables del país, que frecuentemente se ven afectadas por las emergencias generadas por la naturaleza: inundaciones producidas por las lluvias, desborde de ríos, así como olas de frío constante. Esta situación demanda una respuesta muy rápida de nuestra Red Nacional, a fin de canalizar los recursos que la solidaridad de la sociedad pone a nuestro alcance.

Para atender en forma eficiente los desafíos que se nos presentan hemos iniciado el año pasado un proceso de fortalecimiento de nuestra red nacional, orientado a mejorar las capacidades técnicas y administrativas de nuestro personal, así como su formación socio pastoral que nos permita responder en forma integral a las necesidades de nuestros hermanos, conforme nos lo plantea SS Benedicto XVI: Un primer requisito fundamental es la competencia profesional, pero por sí sola no basta. En efecto, se trata de seres humanos, y los seres humanos necesitan siempre algo más que una atención sólo técnicamente correcta. Necesitan humanidad. Necesitan atención cordial. Cuantos trabajan en las instituciones caritativas de la Iglesia deben distinguirse por no limitarse a realizar con destreza lo más conveniente en cada momento, sino por su dedicación al otro con una atención que sale del corazón, para que el otro experimente su riqueza de humanidad. (Encíclica Deus Caritas est, No. 31)

En este proceso merece especial atención resaltar la acción interna, producto de la reflexión sobre la Responsabilidad Social, que nos hizo ver que adicionalmente a la animación de los programas de cooperación con las empresas, es importante asumir compromisos institucionales orientados a mejorar nuestros procesos y prendimientos a fin de poder brindar una acción eficiente y eficaz que muestre en forma transparente el uso que se le da a los recursos que se nos confían.

Los resultados e impactos específicos de nuestro trabajo son publicados periódicamente en nuestra página web (www.caritas.org.pe), a fin de compartir con la sociedad que nos acompaña, los logros que la cooperación va generando, pues Independientemente del valor de los recursos canalizados en nuestras intervenciones, es importante resaltar la solidaridad manifestada durante todo este año que nos ha permitido contar en todo momento con el respaldo y apoyo de los actores sociales comprometidos con la transformación y desarrollo de nuestro país.

Jorge Luis Lafosse Quintana
Secretario General
Cáritas del Perú