A propósito del Proyecto: “Quien acoge a uno de estos niños en mi nombre...”

Proyecto: Quien acoge a uno de estos niños en mi nombre ““Llegaron a Cafarnaún y una vez en casa les preguntó: ¿De qué discutíais por el camino? Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos. Y acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: El que acoge a un niño como éste en mi nombre, a mí me acoge; y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino al que me ha enviado” (Mc.9, 33-37)”

Al igual que los apóstoles, muchas veces nosotros nos enfrascamos en discusiones y posturas que no están centradas en la persona de Jesucristo ni en la perspectiva del Reino de Dios, ni en la misión de la Iglesia. ¿Cuál es nuestro lugar en el seguimiento a Jesús?,¿Qué buscamos desde nuestro servicio socio pastoral en tanto miembros de la familia de Cáritas en el Perú?

Jesucristo que conoce nuestra interioridad, dirige su mirada y nos pregunta al corazón para ayudarnos a caminar en la luz y en la verdad. Al igual que los apóstoles, muchas veces callamos con vergüenza porque buscamos fama, protagonismo, poder. Nos propone, en cambio, la espiritualidad del siervo, del servidor, de ser y estar al último, sirviendo con amor, a todos, sobre todo a los más necesitados. Y coloca en el medio del diálogo a un niño, identificándose con EL y con El, a su propio Padre. Debemos recordar que el niño estaba considerado en aquella época como un ser insignificante. ¿al igual que hoy?

El niño era la expresión y metáfora, de lo pequeño, de lo que puede ser prescindible, de lo que no es útil ni productivo, de alguien sin rango ni importancia. Pero Jesús nos pide considerar que los niños, los humildes y sencillos son los preferidos de su Padre y, en última instancia, de Dios; “recibir en mi nombre” significa recibir a los pequeños por su pertenencia a Jesús.

Una realidad que nos conmueve: niños que viven fuera del hogar.

Según el Informe de Defensoría del Pueblo, mas de 17 mil los niños en el Perú viven fuera contexto familiar.(Informe nº 153/ VIII 2011), donde la pobreza, el abandono familiar, abuso, maltrato y explotación constituyen los motivos más frecuentes que conducen hoy a un niño o un adolescente a vivir un largo periodo en un CAR (centro de acogida residencial), representando una realidad que marca al menor por siempre de manera traumática y negativa.

El abandono infantil asume por lo tanto dimensiones y características tales, en Perú como en otras partes del mundo, ha sido reconocido como la cuarta emergencia humanitaria, después del hambre, la enfermedad y la guerra. El abandono infantil es una emergencia humanitaria con múltiples peculiaridades y consecuencias. Desde este mes de febrero comenzamos el proyecto: "Quien acoge un niño en mi nombre…"- Promoción de la acogida familiar de menores en centros de atención residencial del Perú, el cual es ejecutado por la Conferencia Episcopal Peruana a través de Cáritas del Perú, con el apoyo invalorable de Amici dei Bambini- Sede Perú, y el financiamiento de la Conferencia Episcopal Italiana.

La duración de este proyecto es de 2 años y se desarrollara en las diócesis de Callao, Carabayllo, Lurín y Trujillo. El proyecto tiene como objetivo general: "sostener y acompañar la acogida familiar a favor de niños, niñas y adolescentes que se encuentran institucionalizados en los Centros de Atención Residencial”

Así mismo, tiene como objetivo específico "aumentar las posibilidades de los menores que se encuentran en estado de abandono o dejados sin el cuidado y el cariño de sus padres para que puedan ser adoptados o acogidos, según las formas propias de la acogida familiar, expresión del mensaje de acogida evangélica”

Para lograr dicho objetivo se han trazado cinco resultados, estos son:

1. Sensibilizar a las personas entre: a) responsables de entes/asociaciones que gestionan Centros de Atención Residencial; b) sacerdotes/laicos que conducen cursos de preparación al matrimonio y/o encuentros sobre la paternidad; c) jóvenes novios o parejas casadas sobre el tema de la acogida familiar.

2. Reforzar a 4 asociaciones familiares y 4 grupos juveniles.

3. Crear y activar en las 4 áreas del proyecto una red nacional dedicada a la acogida familiar de 8 entes, entre asociaciones de padres acogedores y grupos de jóvenes con prolongado tiempo en CAR.

4. Concertar un mecanismo de coordinación entre las diversas Pastorales con competencias en cuestión al tema de la infancia sin familia y las realidades diocesanas involucradas.

5. Poner a disposición los contenidos y documentos de los eventos formativos realizados en el curso de la implementación de proyecto.

Este proyecto comenzó formalmente con un Seminario de Presentación; así como de la realidad de los niños y adolescentes que viven en los diferentes CAR en el Perú, presentando además las experiencias existentes para enfrentar el abandono infantil. Participaron autoridades tanto del Estado, de la sociedad, las ONGs vinculadas a esta problemática, religiosas y sacerdotes, así como el público en general. Mons. Lino Panizza, Secretario General de la Conferencia Episcopal Peruana inauguró y bendijo esta iniciativa en favor de la vida.

Pedimos a Santa María, Madre del Amor hermoso, nos ayude a servir a Jesús presente es estos hermanitos nuestros que quieren vivir la alegría del amor humano en sus propia familias, como lo hizo el pequeño Jesús en su familia de Nazareth.

Escrito por: Dr. Roberto Tarazona
Diácono Permanente
Oficina de Asesoría Pastoral