P. Santos Doroteo Borda: "Me conmueve la alegría de la gente y comprobar que sí se pueden hacer muchas cosas con los pocos medios que se tiene"

Con un gran espíritu solidario y con el deseo de servir a quienes más lo necesitan, el Padre Santos Doroteo Borda López, Secretario General de Cáritas Abancay nos abre las puertas de su corazón para darnos a conocer su historia y trayetoria.


Santos Doroteo Borda López nació en la Unión San José de Arcahua, en el distrito de Huancarama, Andahuaylas, el 6 de febrero de 1966, dentro de una familia profundamente cristiana. Su madre, Francisca López siempre lo motivó a acoger la vocación de sacerdote. "Mi madre fue uno de los motivos por el cual elegí la vocación del sacerdocio. Asistíamos todos los domingos a la Santa Misa, caminabamos cinco kilómetros para llegar y cuando el sacerdote elevaba la hostia, mi madre me decía que algún día yo haría lo mismo".

Y no se equivocó, pues el Padre Doroteo Borda ingresó al Seminario Mayor de Nuestra Señora de Cocharcas en Abancay a la edad de 10 años, siendo después ordenado sacerdote en su pueblo natal Huancarama en 1990 por Mons. William Dermott Molloy, Obispo Emérito de Huancavelica. Siempre tuvo el apoyo de sus padres y sus tres hermanos ante la vocación que había elegido.

Compromiso con Cáritas Abancay

Padre DoroteoEl Padre Doroteo llega a Cáritas Abancay por casualidad, a pedido de Mons. Isidro Sala Ribera, Obispo Emérito de Abancay en el 2006.
“El trabajo en Cáritas era muy exigente, por eso me gustó ser parte de esta institución. El 28 de diciembre de 2008 fui elegido como Secretario General de Cáritas Abancay y recibí el cargo de manos de nuestro querido Padre Tomás García Sorzano, quien puso el nombre de Cáritas Abancay en un sitio muy alto dentro de las instituciones que trabajan por el desarrollo social y económico de la región Apurímac ”.

En la actualidad, Cáritas Abancay viene desarrollando una serie de programas y proyectos de desarrollo humano integral que dignifican a sus pobladores.
"Nuestros proyectos están dirigidos a los temas de gobernabilidad, ciudadanía, fortalecimiento de organizaciones comunales, derechos humanos, equidad de género, gestión ambiental comunitaria y mejora de las condiciones de salud de la población. Entendemos que la raíz de la pobreza es esencialmente la ignorancia en esos campos. Si logramos que los gobernantes tomen conciencia de que sirven al bien común y que los ciudadanos están organizados, lograremos el desarrollo integral del ser humano".

Estos proyectos han alcanzado un gran impacto en la población de Abancay, lo que ha hecho que tengan confianza y credibilidad en la institución."Es normal que las poblaciones donde ejecutamos los proyectos queden muy contentas con los trabajos que realizamos, ya que les hemos demostrado que sí es posible alcanzar niveles de mejora de vida, siendo honestos y cumpliendo con lo prometido.
Gracias a Dios, el equipo de Cáritas Abancay es multidisciplinario, estoy sumamente agradecido con ellos porque son excelentes profesionales y se han ido formando, además son cristianos comprometidos".

Don de servicio a los demás

Padre DoroteoEl Padre Doroteo es una persona que entiende el sufrimiento de la gente, es sencillo y le agrada servir a los demás. "Me conmueve la alegría de la gente y comprobar que sí se pueden hacer cosas con los pocos medios que se tiene".

Dentro de los siete años en Cáritas Abancay, el Padre Doroteo tiene muchas anécdotas de la labor que realiza, que lo motiva a seguir ayudando a los demás. "Recuerdo que en Ayacra, distrito de Curahuasi, hicimos el saneamiento básico a 16 familias, gracias a la cooperación del Ayuntamiento de Málaga, España, mediante la ONG Albihar en alianza con el gobierno local. El día de la inauguración, fuimos un equipo de Cáritas Abancay, caminamos por hora y media y llegamos a la comunidad. Las campesinas del lugar, habían preparado un rico almuerzo para todos. Entré a una de las casas y una anciana me abrazó y se puso a llorar. Las demás mujeres también lloraban. Era la alegría que sentían porque al ser sólo 16 familias, nadie les había dado importancia y nunca habían tenido acceso a agua potable. Nos contaron que antes, bebían agua de la laguna que se encontraba en las alturas, tenían que caminar horas y que cada familia tenía un depósito de tierra junto a su casa, y esa agua duraba solo una semana. Ese testimonio nos conmovió a todos y nos hizo sentir que habíamos logrado el cambio".

Hoy, Cáritas Abancay se ha propuesto hasta el 2017 crear una red de voluntarios de Cáritas en cada parroquia. Como nuestro país está creciendo raudamente en la economía, la cooperación internacional ha puesto su mirada en otras partes del mundo que son más pobres que el Perú, por tanto Cáritas Abancay quiere lograr la autofinanciación para seguir brindando apoyo a los que más lo necesitan.

"Yo sueño con que en cinco años, las 19 parroquias de la Diócesis de Abancay cuenten con una red de Cáritas Parroquiales que lleven el amor humano y divino a los que más sufren. Me gusta mucho este texto del Papa Benedicto XVI del n. 28 de la Encíclica Deus Cáritas est: «El amor —caritas— siempre será necesario, incluso en la sociedad más justa. No hay orden estatal, por justo que sea, que haga superfluo el servicio del amor»".



Entrevista realizada por: Karla Auza
Responsable de Imagen Institucional