¿Por qué seguir luchando contra la desnutrición infantil en el Perú?

sesion demostrativaEl Perú es un país con niveles muy elevados de inequidad, desigualdad y exclusión social. La desnutrición infantil es un indicador de esta situación. En la Encuesta de Demografía y Salud Familiar del año 2012 (ENDES 2012)1 se evidencia con claridad esta injusta situación, que es una negación del derecho que tienen los niños a una adecuada calidad de vida, empezando por la preservación de su salud y su adecuada alimentación. La ENDES 2012 muestra que el 41.6% de los niños de 6 a 59 meses de edad que pertenecen al quintil más pobre tiene anemia; mientras que entre los niños del quintil más rico solo el 19.2% presenta anemia. En esta misma encuesta se ha encontrado que el 3. 1% de los niños menores de 3 años que pertenecen al quintil más alto de riqueza tiene desnutrición crónica (baja talla para la edad); mientras que entre los niños del quintil más pobre el 38.8% presenta desnutrición crónica. Entonces podemos ver que en el Perú entre los niños más pobres la desnutrición crónica es 10 veces más elevada, con tasas superiores incluso a las del África, donde se ha estimado que el 36% de los niños menores de 5 años tiene desnutrición crónica 2.

Según la ENDES 2012 el 18.1% de los niños menores de 5 años tiene desnutrición crónica. Según la base de datos de la Organización Mundial de la Salud sobre la situación nutricional por países, ya para el año 2008 en Chile solo el 2% de los niños menores de 5 años tenía desnutrición crónica .

La elevada prevalencia de la desnutrición crónica entre los niños pobres es una clara manifestación de la inequidad y la desigualdad social en nuestro país, lo que es más lamentable si se constata que en los últimos 15 años el Perú ha tenido un crecimiento económico sostenido. Queda claro que el crecimiento económico no es suficiente para erradicar la desnutrición crónica infantil. Se tienen que poner en marcha políticas sociales específicamente centradas en la erradicación de la desnutrición crónica. Se sabe que varios países con menor PBI per cápita que el Perú tienen menores niveles de desnutrición crónica 3.

La desnutrición crónica infantil afecta la capacidad de aprendizaje de los niños. Los departamentos de Huancavelica y Ayacucho están entre los que tienen los niveles más elevados de desnutrición crónica entre los niños menores de 5 años en nuestro país. Estos mismos departamentos son los que se encuentran entre los que, en la Evaluación Censal de Estudiantes 2012 (ECE 2012), hecha a los escolares al terminar el segundo grado de educación básica, han alcanzado los más bajos niveles de comprensión lectora y razonamiento matemático. De otro lado, es en los departamentos de Tacna y Moquegua donde se han logrado los niveles más altos de rendimiento académico en la ECE 2012 4. Tacna y Moquegua son, así mismo, los departamentos con los niveles más bajos de desnutrición crónica infantil en el Perú.

La desnutrición crónica y la anemia infantil conducen a un bajo nivel de aprendizaje en la escuela. Este bajo rendimiento académico, a su vez, lleva a un bajo nivel de productividad y a bajos ingresos económicos de la familia, con lo que se perpetúa la pobreza. La inversión para erradicar la desnutrición es un imperativo ético, de justicia social y de respeto a los derechos humanos; pero es también una forma sostenible de invertir para la superación de la pobreza, por aumentar el crecimiento de la economía nacional. La inversión para erradicar la desnutrición crónica infantil y la anemia tiene rentabilidad social y rentabilidad económica.

Se ha demostrado que el momento más oportuno, más eficiente de luchar contra la desnutrición crónica infantil es durante los 1000 primeros días de la vida 5. Este período va desde el inicio del embarazo hasta los 2 primeros años de vida extra uterina. En esta etapa crítica de la vida es donde hay que poner el máximo esfuerzo para brindar los mejores cuidados a los niños. Es en esta etapa donde es crucial asegurar su desarrollo integral, promoviendo su salud, su nutrición y la estimulación del desarrollo de sus capacidades.

En Cáritas creemos que la erradicación de la desnutrición fundamental es una manifestación del respeto y la promoción de los derechos humanos, que es una condición inherente a la dignidad humana. Consideramos que es una responsabilidad fundamental del Estado el garantizar las condiciones para la adecuada nutrición de todos los niños, de todas las niñas, de costa, sierra y selva; de las ciudades y del campo.

Reconociendo el rol central del Estado; consideramos, sin embargo, que como parte de la sociedad civil y como expresión de nuestra vocación preferencial por los pobres, como brazo social de la Iglesia, nuestra institución debe ser un motor que anime y promueva la participación de la comunidad, de todos los sectores de la sociedad, para un esfuerzo multisectorial, inter institucional, eminentemente participativo, que lleve a la erradicación de la desnutrición crónica.

Consideramos que las madres gestantes y los niños menores de 3 años que viven en comunidades muy dispersas, muy alejadas, con mínimas condiciones de seguridad alimentaria deberían participar de programas sociales que permitan el acceso a una suplementación nutricional que garantice su buena nutrición. En los últimos dos años el Estado ha dejado de desarrollar programas sociales de este tipo. Pensamos también que en todas las comunidades que viven en condiciones de pobreza se requiere un esfuerzo muy grande y sostenido para llevar a cabo un plan de educación nutricional comunitaria entre pares, basado en la consejería mediante visita domiciliaria por personal voluntario de su comunidad, bien capacitado y con un sistema apropiado de estímulos y de acompañamiento por parte de los servicios de salud y por los municipios locales.

No basta la orientación nutricional que las madres puedan recibir cuando acuden a los servicios de salud. Es fundamental que la educación nutricional se haga en la comunidad, en el hogar, como parte de los sistemas comunitarios de promoción y vigilancia del crecimiento y desarrollo infantil. El Estado debe invertir financiando estas actividades, en las cuales sería muy importante involucrar a instituciones de la sociedad civil con experiencia en proyectos y programas para la erradicación de la desnutrición infantil. Es evidente que la reducción sostenible de la desnutrición infantil requiere de mejorar una serie de condiciones sociales que afectan la calidad de vida de la población, como dotar de agua potable y saneamiento básico, mejorar la productividad de las actividades agrícolas de subsistencia, mejorar los ingresos económicos de las familias, mejorar la educación, en especial de la mujer, entre otras medidas.

Invitamos a los interesados a leer y estudiar la sistematización que Cáritas ha publicado sobre una experiencia efectiva, de corte comunitario, que logró una importante reducción de la desnutrición crónica infantil y de la anemia en niños menores de tres años. Esta experiencia exitosa fue el proyecto Ally Micuy que se desarrolló en Ancash, entre los años 2007 y 2011, con la cooperación del Fondo Minero Antamina.

La sistematización de este proyecto lo encuentran en: http://www.caritas.org.pe/documentos/antamina/libro_allymicuy.pdf

Escrito por: Dr. Andrés Morán
Gerente de Desarrollo Social de Cáritas del Perú

 

1.- INEI. Perú. Encuesta de Demografía y Salud Familiar 2012. Nacional y Departamental. Lima, abril de 2013.

2.-UNICEF. La desnutrición infantil. Causas, consecuencias y estrategias para su prevención y tratamiento. Disponible en http://www.unicef.es/sites/www.unicef.es/files/Dossierdesnutricion.pdf (visitada 4/10/2013)

3.-WHO. Child malnutrition country estimates (WHO global database): Children aged <5 years stunted by country. Disponible en http://apps.who.int/gho/data/node.main.1097?lang=en (visitada 4/10/2013)

4.-Salas O’Brien Patricia. Resultados de la Evaluación Censal de Estudiantes de Segundo Grado 2012. Conferencia de Prensa. Disponible en http://sistemas02.minedu.gob.pe/consulta_ece/publico/index.php (visitada el 4/10/2013)

5.-UNICEF. La desnutrición infantil. Causas, consecuencias y estrategias para su prevención y tratamiento. Disponible en http://www.unicef.es/sites/www.unicef.es/files/Dossierdesnutricion.pdf (visitada 4/10/2013)