Cáritas ante el frío

Caritas ante el frioEste año nos hemos visto sorprendidos por la intensidad de las nevadas que afectó a hermanos y hermanas peruanas pobres de zonas altoandinas del país, que ocasionó que se declare el estado de emergencia, en 250 distritos de 51 provincias y 10 departamentos.

Esta situación, si bien es inusual por la intensidad del frío y la nieve, constituye sólo un hito en la experiencia de vida de las familias que habitan por encima de los 3,500 m.s.n.m.; quienes año a año enfrentan el frío intenso, que caracteriza los meses de julio a setiembre, en una situación de vulnerabilidad, al no contar con viviendas que los abriguen adecuadamente, ni con servicios que los ayuden a proteger su salud y sus medios de vida.

Teniendo en cuenta esta persistente vulnerabilidad de las familias, Cáritas del Perú convocó, a inicios de setiembre, una campaña de donaciones económicas, denominada “Cáritas ante el frío. Tú puedes hacer que sus sonrisas no se congelen”, a fin de implementar estrategias que cambien radicalmente las condiciones de vida de estos hermanos y hermanas del ande, permitiéndoles  enfrentar los sucesos de frío intenso que se presentan.

Las estrategias y acciones que se implementen con los fondos que se recauden, han sido validadas en diversas experiencias, siendo ya cientos de familias las que cuentan con viviendas mejoradas, que les ha permitido soportar la época del frío con adecuada protección; con servicios de atención médica, y con animales y cultivos protegidos. Este logro ha sido posible gracias al trabajo firme y solidario de las familias, los líderes y gobiernos locales; y al apoyo decidido de personas, empresas e instituciones de cooperación, que demuestran que con fe y esperanza es posible cambiar las vidas de las personas que sufren las inclemencias del frío, especialmente de las más pobres y vulnerables.

Teniendo en cuenta, la alta probabilidad que existe de que estos fenómenos de frío y nevadas continúen y se intensifiquen, esperamos que los aprendizajes que se vienen desarrollando desde la acción de Cáritas del Perú y otras instituciones especializadas en este campo, sean recogidas y sirvan como estímulo para que desde el Estado se desarrollen, de manera más decidida, iniciativas como los planes nacionales anuales para enfrentar los efectos del frío y las nevadas; así como las acciones anunciadas por el recientemente creado Programa de Apoyo al Hábitat Rural, para contribuir a mejorar las condiciones habitacionales de la población asentada en zonas rurales, entre las que se hallan las poblaciones asentadas sobre los 3,000 m.s.n.m.



Escrito por: Jenifer Bonilla
Responsable de la Unidad de Cooperación
Cáritas del Perú