Moviendo al elefante para cambiar

La gente olvida que lo más importante en un cambio no son los sistemas, los procesos o la organización, sino más bien las personas.

David FischmanChip y Dan Heath en su libro “Switch” sugieren la metáfora del elefante para simbolizar el cambio. Los autores proponen que el ser humano es un jinete (nuestra mente), manejando un gran elefante (nuestras emociones). El motivo por el que los cambios empresariales y personales fracasan en su mayoría, es porque nos dedicamos a convencer al jinete y dejamos lo más importante de lado, la necesidad de mover el elefante.

Pero convenciendo al jinete no significa que convenceremos al elefante. Al elefante lo mueves motivándolo de forma positiva, como, por ejemplo, el sentido de transcendencia. Cuando queremos mejorar la organización ayudaría explicar el significado del cambio, cómo el cambio nos hará mejor empresa, mejor compañía, cómo nos permitirá cumplir mejor nuestra misión, cómo el cambio impactará positivamente en las personas, en la sociedad, cómo dejará una huella positiva. La trascendencia es la necesidad más elevada del ser humano y todos necesitamos sentir que trabajamos para algo más que hacer dinero o cumplir metas.

Chip y Dan Heath proponen la estrategia de “achicar el cambio” para motivar al elefante. Si tengo sobrepeso y quiero cambiar y bajar 15 kilos, será difícil que me motive porque la meta parece inalcanzable. Pero si mi meta es bajar 1 kilo en dos semanas, es una meta más aceptable y posible de lograr. Partir el gran cambio en pequeños logros que nos den confianza es una importante estrategia para cambiar.

Otra estrategia para llegar al elefante es usar la presión social para motivarlo. En situaciones de incertidumbre, el ser humano tiende a ver al costado, a sus pares, para identificar y seguir las conductas aceptadas. Mostrar personas que ya exhiben las nuevas conductas del cambio, mostrar el gran número de personas que ya han cambiado, puede terminar de convencer.

Las pequeñas diferencias hacen la gran diferencia. Esto también funciona para nuestra vida personal y familiar.


Escrito por: David Fischman
Autor, consultor, conferencista internacional
y miembro fundador de la UPC