“Para trabajar en Cáritas se necesita de una gran vocación de servicio, amor, misericordia, desprendimiento y actuar con la verdad”

Juan Quispe AllccarimaJuan Quispe Allccarima, Secretario General de Cáritas Caravelí, nos cuenta
su trayectoria en Cáritas, en estos 36 años de servicio a la Iglesia Católica.

Comprometido, responsable, emprendedor y con un gran espíritu de desprendimiento hacia el servicio de la caridad, la justicia y el bien común, Juan Quispe Allccarima, Secretario General de Cáritas Caravelí trabaja desde hace 36 años en Cáritas, toda una vida al servicio de los más necesitados.

Juan Quispe nació en Ayacucho, el 8 de febrero de 1951, sus padres emigraron a la ciudad de Lima, en donde le dieron su formación educativa.

“Estudié mi primaria en la Escuela Nacional República de Francia No. 561, luego continué la secundaria en la Gran Unidad Escolar Hipólito Unanue. Posteriormente, ingrese a la Fuerza Aérea del Perú como voluntario para cumplir con el  servicio  Militar Obligatorio,  en donde me especialicé en el área de logística”, explica Juan Quispe.

Además, realizó estudios como técnico en Administración en el Instituto Peruano Canadiense, así como formulación y evaluación de proyectos productivos con apoyo de Catholic Relief Services.

Juan Quispe Allccarima

Su trabajo en Cáritas es una parte muy importante en su vida, pues se inició en Cáritas del Perú en el año 1977, como voluntario, apoyando en todo lo relacionado a la logística institucional.

“Gracias a la invitación que me hizo el R.P Enrique León Palomino, en ese entonces Secretario General de Cáritas del Perú, me desempeñé como voluntario en el área de logística. En ese entonces Cáritas funcionaba en la avenida República de Francia en Jesús María, yo tenía 27 años”.

Juan Quispe no desaprovechó la oportunidad y demostró capacidad y el don de servicio a los demás, por ese motivo, fue contratado y nombrado a trabajar el 1 de febrero de 1983.

“En mi trabajo he descubierto la esencia de la caridad como una forma de manifestar la misericordia con nuestros hermanos más necesitados, realizando acciones caritativas, siendo esto el fundamento de Cáritas”.

De ese entonces, han pasado 36 años, en donde Juan Quispe ha ido creciendo tanto profesionalmente como espiritualmente.

“Me siento feliz pues son 36 años de servicio a la Iglesia Católica,  realizando una labor social y esto significa un largo caminar, en donde he conocido a muchas personas que han aportado y puesto el hombro en solidaridad con los más necesitados. Considero que en Cáritas asumimos un papel importante, pues todos somos soldados de Cristo”.

Juan Quispe Allccarima

En el 2001, Juan Quispe recibe la invitación de Monseñor Jorge Pedro Carrión Pavlich para ser el Secretario General de Cáritas Puno.

Durante este periodo, recibió una serie de premios y reconocimientos que demuestran la gran labor que realizó, es importante destacarlos:

  • Reconocimiento del Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Excelentísimo Monseñor Augusto Vargas Alzamora por su labor desarrollada en Cáritas Lima

  • Reconocimiento del Excelentísimo Monseñor Jorge Pedro Carrión Pavlich – Obispo de Puno por la labor realizada en Cáritas Puno.

  • Reconocimiento de Catholic Relief Services por la labor realizada en Tegucigalpa, Honduras.

  • Reconocimiento de la Agency For Internathional Development por su trabajo en el Programa de Alimentos de Cáritas del Perú.

Además, ha recibido una serie de condecoraciones de las municipalidades de Abancay en Apurímac; Vilque y Calapuja en Puno y Huambalpa y Puyusca-Incuyo en Ayacucho.

A lo largo de estos años, Juan Quispe ha pasado por agradables experiencias y nos comparte alguna de ellas.

“Cuando trabajaba como supervisor del Programa de Alimentos, había que desplazarse a zonas recónditas del país y una vez me tocó viajar a Cáritas Chuquibambilla, en donde para llegar a algunas comunidades tuve que desplazarme a lomo de burro y caballo. Mientras que en la selva visité comunidades nativas en peque peques (canoas), y disfruté de la exótica comida de la selva como: las canchitas de hormigas, chicharrón de boa y el caldo de majás.

También visité los barrios marginales del Callao como Barracones, Rugía, Sarita Colonia y Márquez y en Lima:Cerro el Pino, La Huerta Perdida, San Jacinto y La Boca del Diablo.

En el año 1999, tuve la oportunidad de viajar como delegado junto a otros compañeros de trabajo a la ciudad de Tegucigalpa, Honduras, para apoyar a los países de Centroamérica que habían sufrido el paso del huracán Mitch. Fuimos por 15 días y nos quedamos un mes, estas son algunas experiencias agradables que me han tocado vivir”.

Durante estos años a Juan Quispe lo ha motivado el trabajo con las personas y por las personas.

“Es muy grato saber que más personas se animan y asumen la responsabilidad de comenzar un nuevo camino con el apoyo de Cáritas, ellas recuperan la esperanza y el deseo de salir adelante tomando conciencia de que es la hora de actuar”.

En la actualidad, Juan Quispe se desempeña como Secretario General de Cáritas Caravelí, donde viene trabajando una serie de proyectos en favor de las comunidades más alejadas tanto a nivel productivo, trato digno a los adultos mayores y sensibilización en la prevención del VIH/Sida y TBC en niños y niñas de los distritos de Chala y Atico, en la provincia de Caravelí, Arequipa.

Pero el trabajo de Juan Quispe no sería nada sin el apoyo incondicional de su familia.

“La labor que realizo es de entrega a tiempo completo y tengo el apoyo de mi esposa, mis tres hijos y cuatro nietos, sin ellos todo mi trabajo sería imposible. El trabajo de la iglesia requiere entrega y compromiso que va más allá de un horario o de una jornada laboral, ellos han sido comprensivos y solidarios conmigo, pues se sienten orgullosos de lo que su esposo, padre y abuelo hace humildemente por los demás”.

Después de 36 años de trabajo en Cáritas Juan Quispe aconseja a las personas que quieren trabajar en Cáritas.

“Para trabajar en Cáritas se necesita de una gran vocación de servicio, amor, misericordia, desprendimiento, y actuar con la verdad. Si trabajas para la Iglesia tienes que tener corazón y compartir todo lo que tienes como persona y profesional con los demás”.


Entrevista realizada por Karla Auza
Responsable de Imagen Institucional