INICIO ESPECIAL NOTICÁRITAS HISTORIA DE ÉXITO SUSCRIPCIÓN

CÁRITAS EN ACCIÓN

ESPECIAL

Experiencia en el manejo de pastos y producción de quesos
Desarrollo Ganadero          Desarrollo Ganadero


Por: Juan Pío Silva Castañeda



Cáritas del Perú viene trabajando desde hace muchos años en el desarrollo de pasturas en la sierra, pues es un problema que ha afectado habitualmente a esta región de nuestro país, sobre todo a localidades ubicadas entre los 3 mil y 4 mil m.s.n.m.

En un momento inicial, nos basamos en una investigación realizada por Nueva Zelanda -antes de la Revolución Agraria del general Juan Velasco Alvarado- sobre alfalfa dormante, donde se obtuvieron buenos resultados, pero con la llegada de dicha revolución, no se llegó a concretar el trabajo. Sin embargo, junto al ingeniero Hernán Torres La Jara, recuperamos esta investigación hace 15 años y comenzamos a difundir proyectos promoviendo la siembra de alfalfa dormante en las zonas altoandinas. En ese sentido, como Cáritas del Perú estructuramos un programa para desarrollar pasturas en dichas zonas de nuestro país, que tenía el lema: “Detrás de un producto campesino, hay una familia que se esfuerza para tener una vida digna”.


Experiencia

Trabajamos con familias de escasos recursos económicos. Comenzamos a sembrar alfalfa dormante de la variedad W350 por 3.8 de dormancia, que ha generado las condiciones de desarrollo ganadero sostenible en áreas de secano (aguas de lluvia) ubicadas entre los 2 mil y 4 mil 200 m.s.n.m. Para ello, se implementó buenas prácticas para el manejo ganadero y de las crianzas, se promovió el desarrollo agroindustrial de la industria lechera y sus derivados, se organizó y capacitó en técnicas de crianza y gestión empresarial, y se articularon los productos derivados lácteos al mercado.

Las regiones donde se han desarrollado proyectos de cadenas productivas de lácteos y crianzas son Puno, Cuzco, Apurímac, Ayacucho, Huancavelica, Junín, Pasco, Lima (norte), Ancash, Amazonas y Cajamarca. En todas estas regiones hemos obtenido buenos resultados.

El principal componente del desarrollo ganadero es la instalación de las alfalfas dormantes. A la fecha, Cáritas del Perú y Promotora de la Solidaridad han importado 2 mil 113 toneladas de semilla de alfalfa dormante, lo que equivale a 84 mil 509 hectáreas instaladas, beneficiando aproximadamente a dos familias por hectárea.

Esta experiencia evidencia que es posible desarrollar ganadería lechera en zonas hasta los 4 mil 200 m.s.n.m. con la siembra de alfalfa dormante en secano, antes reservadas solo a pastos naturales de baja calidad proteica y sobreexplotados por otras crianzas, generando una dinámica productiva económica en comunidades pobres y excluidas, creando fuentes de empleos e ingresos diarios con la venta de leche y quesos. En la actualidad, estamos experimentando la instalación de pasturas en Pasco a 4 mil 600 m.s.n.m con buenos resultados.


Características de la alfalfa dormante W350


Desarrollo Ganadero
La alfalfa W350 tiene una dormancia de 3.8, lo que la hace resistente a las sequías y heladas. Cuando las condiciones son desfavorables pueden permanecer en descanso hasta por tres meses y luego brotar cuando las condiciones se tornan favorables nuevamente. En la sierra, este período de descanso se da entre junio y octubre. Se ha demostrado que esta alfalfa se desarrolla con excelentes resultados entre los 2 mil 600 y 4 mil 200 m.s.n.m., sola o en asociación con gramíneas y terrenos con pH ideal de 5.5 a 6.8. Su cultivo solo requiere agua de lluvia y con riego presenta un mayor rendimiento.

El período de permanencia en el terreno una vez instalada y con un manejo adecuado puede ser mayor a 15 años. Los rendimientos en secano son de 100 toneladas/hectárea/año de follaje verde y con riego 140 tn/ha/año. Se adapta al pastoreo y a su vez permite elaborar heno, ensilado y harina.

Es un forraje muy nutritivo, pues aporta hasta 24 % de proteínas, vitaminas, fósforo, potasio, cobre, hierro y nitrógeno. El costo de instalación de una hectárea de alfalfa fluctúa entre los 3 mil y 3 mil 500 soles, dependiendo de las características del terreno. Además, esta alfalfa, dada su característica de tener abundantes hojas, es muy apetecible para las crianzas menores, especialmente de cuyes.

La alfalfa no requiere de abonos nitrogenados, ya que los toma del aire, lo que sí requiere es fósforo y potasio; es decir, cuanto menor sea el contenido de estos elementos en el suelo, mayores serán las necesidades de estos elementos.


Estrategias promovidas por Cáritas del Perú para el desarrollo económico productivo en zonas altoandinas con el cultivo de alfalfa dormante


Desarrollo GanaderoPara desarrollar la ganadería y crianzas en zonas andinas y altoandinas donde las praderas estaban degradadas y con baja calidad nutricional, Cáritas inició la promoción de la “Mejora del piso forrajero” como base para la sostenibilidad productiva futura.

Con la instalación de alfalfa dormante en monocultivos o en asociación con forrajes de alto rendimiento adaptados a la zona, se incrementó la disponibilidad de forraje y se logró que los productores pecuarios cuenten con forrajes de calidad, mejorando la ración nutritiva de las crianzas. Ello favoreció el incremento de la producción de leche hasta en un 50 % y de los rendimientos de carcasa de ovinos y cuyes de 20 a 30 %. Asimismo, las crianzas alcanzaron mayor prolificidad y resistencia a las enfermedades locales.

Estos logros fueron posibles con la transferencia de capacidades, módulos de sanidad y mejoramiento genético, y la organización de los productores para que realicen un adecuado manejo técnico del piso forrajero y de buenas prácticas de ordeño, sanidad y mejoramiento genético.  Los proyectos de Cáritas han apoyado con botiquines veterinarios y postas de inseminación a los ganaderos y en algunos casos con el desarrollo de pie de cría, identificando los fenotipos locales de alta rusticidad y mayor productividad.

Este programa ha promovido la formalización de organizaciones de productores para el procesamiento de lácteos en la producción de quesos, yogurt y otros derivados.


Aspectos socioeconómicos

Generalmente, para este tipo de alfalfa necesitamos una siembra de 12 jornales, cuatro cortes por año, 20 jornales por corte, que en total serían 80 jornales/ha/año. Si suponemos una duración de 15 años de vida, serían 1200 jornales/ha.

En lo que refiere al incremento de la producción de leche, se ha comprobado que una vaca criolla que produce tres litros al día, cuando se alimenta con alfalfa dormante, incrementa su producción de tres a cinco litros/vaca/día. Además, se ha comprobado que el período de lactancia se amplía de 150 a 220 días si la vaca es alimentada con alfalfa, lo que significa 70 días más al año. Se podría lograr un incremento del ingreso de 660 soles anuales (220 días por tres litros) y si el incremento es mayor será igual a mil 100 soles anuales por vaca (220 días por cinco litros). 

Respecto a la equivalencia entre alfalfa W350 y pasturas naturales, cuatro hectáreas de pasturas naturales alimentan a una sola vaca que produce tres litros de leche durante 150 días de lactación, lo que equivale a 450 litros/año, que a un precio de sol por litro otorga un ingreso de 450 soles al año. Mientras que, cuatro hectáreas del alfalfa W350 soportan a 16 vacas criollas (cuatro vacas por ha) cuya producción es de seis litros de leche por vaca/día, donde 16 vacas producen 96 litros/día y que por 220 días de lactación al año se obtiene una producción total de 21 mil 120 litros; a un valor de un sol por litro, equivale a 21 mil 120 soles de ingreso al año.

La sierra del Perú cuenta con las condiciones adecuadas para poder instalar más de un millón de hectáreas, lo cual contribuiría a desarrollar esta región y disminuir la pobreza significativamente.



Empresas de derivados lácteos – organizaciones queseras promovidas por Cáritas:
cuatro asociaciones en Chachapoyas, una asociación en Cerro de Pasco, una asociación en Cuzco, cuatro asociaciones en Huaraz, una asociación en Huari, 10 organizaciones de queseros en Puno, una organización de queseros en Ayacucho, dos organizaciones de queseros en Cajamarca y una asociación en Lima Norte (Oyón).

Inicio


Editado por: Imagen Institucional
Cáritas del Perú - Calle Omicrón 492 - Parque Internacional de Industria y Comercio - Callao
www.caritas.org.pe