Pio Silva

Escrito por: Pío Silva Castañeda
Gerente de Desarrollo Económico Productivo de Cáritas del Perú

 

Introducción de alfalfas dormantes incrementan producción de leche en las zonas altoandinas

alfalfaHace casi 20 años que Cáritas del Perú, cumpliendo con su misión de apoyar a los más pobres del país sobre todo de las zonas alto andinas, investigó y encontró un estudio realizado por una representación de Nueva Zelanda que indicaba el excelente comportamiento de las alfalfas dormantes en las zonas altas y cómo éstas podrían contribuir con el desarrollo de la ganadería,  especialmente del  ganado lechero, pues incrementando su producción de leche se generarían mayores ingresos para los más necesitados

Convencido  de los resultados obtenidos en el mencionado estudio, Cáritas del Perú  diseñó e implementó un programa de desarrollo ganadero a mediano plazo para la zonas altoandinas, el mismo que consideraba cuatro componentes: a)  introducción de  forrajes de alta calidad b) manejo ganadero c) transformación de la leche y producción de derivados lácteos y d) comercialización.


Con la introducción de la semilla de alfalfa dormante variedad W350 y la trasferencia de capacidades a los agricultores, Cáritas inició la mejora del piso forrajero,  logrando  que los pequeños agricultores incrementaran la oferta de forraje verde de alta calidad nutritiva, lo que a su vez permitió incrementar la producción de leche de sus vacas en más del 50%.

El éxito logrado con la instalación de alfalfas dormantes ha ido incrementando anualmente con la demanda de semilla entre los agricultores.

Desde la ejecución del programa a la fecha, Cáritas del Perú  y Promotora de la Solidaridad S.A. (empresa patrocinada por Cáritas), ha canalizado 1,500 TM. de semilla  de alfalfa dormante W 350 lo que equivale a decir que se han instalado 60,000 hectáreas distribuidas en las regiones de Puno, Cusco, Ayacucho, Huancavelica, Huaraz, Huari, Cajamarca, Pasco y Chachapoyas, con muy buenos resultados, tanto en la producción de forraje como en el incremento de la producción de leche.

alfalfasEl componente de manejo ganadero está orientado a  mejorar la alimentación del ganado priorizando la utilización de alfalfa y gramíneas para una dieta balanceada. La instalación de botiquines sanitarios comunales disminuyen la prevalencia de enfermedades en el ganado, así como la participación en campañas  de vacunación, desparasitación y mejoramiento genético de los animales con la implementación de programas de inseminación artificial.

Es decir, la mejora en la alimentación del ganado, la sanidad controlada y el mejoramiento genético están permitiendo el desarrollo sostenido de la ganadería alto andina.

El componente de trasformación de la leche se implementa con el incremento significativo de la producción de leche, que exige se busquen nuevos mercados para su venta directa como leche fresca,  pero abre también la gran oportunidad de darle valor agregado transformándola en productos derivados lácteos, lo que facilitaría  el acceso a los mercados.

Es por eso que se apoya a los agricultores con capacitación e instalación de pequeñas plantas de transformación para la producción de diferentes tipos de quesos  y yogurt, los mismos que se han vendido en los mercados regionales y las principales ferias nacionales como Mistura.

Lo importante de esta experiencia exitosa es que se ha convertido en  la alternativa viable para el desarrollo ganadero en las regiones asentadas entre los 3000 msnm y los 4200 msnm.

Coincidentemente, en estas zonas menos desarrolladas y desprotegidas por el Estado es donde se registran  los mayores índices de pobreza.

La ejecución de este programa ha incrementado los ingresos de las personas, contribuyendo así a disminuir la pobreza y mejorando sus condiciones de vida.