David Fischman
Escrito por: David Fischman
Autor, consultor, conferencista internacional y miembro fundador de la UPC


La importancia de estar motivado

Nuestra motivación no solo es buena para lograr resultados en la empresa o para conseguir nuestras metas personales, también es fundamental para nuestra salud.

En uno de los estudios se midió los niveles de motivación en el trabajo. Una de las pruebas consistía que a cada persona se le instaló un pequeño monitor para medir su ritmo cardiaco de forma automática en diferentes momentos del día.

El resultado del estudio reveló que aquellas personas que están motivadas tenían una experiencia radicalmente diferente a aquellas desmotivadas. Los participantes motivados mantenían un nivel alto de felicidad durante el día. Los desmotivados, empezaban su día con un nivel muy bajo de felicidad y este iba aumentando a medida que el día terminaba, ya que estaba cerca la hora de salida. Además, el ritmo cardiaco de los desmotivados se traducía en un nivel de estrés mucho mayor que el de los motivados.

Otro estudio menciona que los empleados desmotivados tienen dos veces y media más posibilidades de ser diagnosticados con depresión que aquellos que están motivados. Otra investigación demostró que la desmotivación es mala para la salud, debido a que producía más colesterol, triglicéridos y problemas cardíacos que los participantes motivados.

Si es tan importante la motivación en el trabajo, ¿de quién depende? En parte depende de nosotros mismos y en parte del entorno laboral. Aquellas personas que trabajan en alguna actividad alineada con sus talentos y que sienten que están haciendo algo importante, que su trabajo hace la diferencia, estarán más motivadas. Diversos estudios demuestran que las personas que trabajan en sus talentos tienen seis veces más posibilidades de estar motivados, a pesar que el clima laboral es negativo.

La otra parte de la motivación está relacionada con el clima laboral y en especial a los jefes. Hoy las organizaciones desarrollan varias estrategias para mejorar el clima laboral, pero la estrategia más importante para conseguirlo es mejorar el liderazgo de los jefes y gerentes.

La mayoría de empresas usa las estrategias de capacitación y de coaching; sin embargo, no son suficientes. Si usted quiere mejorar el liderazgo en su organización, empiece midiéndolo dos veces por año. Use una encuesta donde los subordinados, de forma anónima, evalúen a sus jefes. Solo el hecho de medirlo, hará que el liderazgo empiece a mejorar. Cuando el liderazgo mejore, mejorará la motivación y el compromiso del personal.