Roberto Tarazona Escrito por: Roberto Tarazona
Diácono permanente - Oficina de Asesoría Pastoral de Cáritas del Perú


Encuentros Regionales Pastoral Social: Releyendo el "Gozo del Evangelio" en clave de discipulado y misión

“La necesidad de resolver las causas estructurales de la pobreza no puede esperar, no sólo por una exigencia pragmática de obtener resultados y de ordenar la sociedad, sino para sanarla de una enfermedad que la vuelve frágil e indigna y que sólo podrá llevarla a nueva crisis…Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, renunciando a la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera y atacando las causas estructurales de la inequidad, no se resolverán los problemas del mundo y en definitiva ningún problema. La inequidad es raíz de los males sociales”.
(Papa Francisco, Evangellii Gaudium nro.  202)


AficheCáritas del Perú conjuntamente con la Comisión Episcopal para la Pastoral Social – conformada por el DEPASA, CEAS, Movilidad Humana y la Campaña Compartir – vienen desarrollando en este año 2014, cuatro Encuentros Regionales de Pastoral Social, que tienen como sedes las jurisdicciones eclesiales de Chiclayo, Huancayo, Iquitos y Tacna. En estos eventos  participan los responsables diocesanos de la pastoral social y de las Cáritas Diocesanas. Constituyen verdaderos espacios de encuentro fraterno, de oración, formación y reflexión sobre los desafíos pastorales que la realidad nos presenta hoy, las mismas que son iluminadas por el mensaje del Santo Padre Francisco y su Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium (Gozo del Evangelio) y las enseñanzas de la Doctrina Social de la Iglesia.

Complementariamente al Encuentro, se desarrolla además, el Foro Público: “Inclusión Social a través del Desarrollo Humano Integral: Desafío para todos” que busca potenciar el diálogo y compromiso de la Iglesia, Estado, sociedad y demás actores locales. Las Semanas Sociales, tanto nacionales como Regionales o Diocesanas,  son espacios abiertos, promovidos por la Iglesia Católica que coloca en la agenda pública un tema de interés general, una preocupación que involucra a todos, reforzando y alentando esfuerzos en favor de la vida y la dignidad de todas y cada una de las personas.

I.- Una pregunta de fondo ¿Dónde está tu hermano?

Esta es la pregunta que el mismo Dios le hace a Caín. La palabra que Dios dirige a Caín busca que éste tome conciencia de su propia situación de pecado y de muerte. Esta pregunta lleva también dentro de sí, las entrañas de misericordia de Dios para que Caín no se pierda. Dios sabe lo que ha pasado, Caín cree que puede ocultar sus manos llenas de sangre del justo e inocente Abel. Pero la respuesta de Caín es arrogante y desafiante, su conciencia está adormecida por el mal y por el pecado. Reprocha a Dios y le enrostra con otra pregunta: "No sé. ¿Soy yo acaso el guarda de mi hermano?".




El Santo Juan Pablo II, en el Evangelium Vitae, releyendo este pasaje del Génesis  nos decía “La pregunta del Señor «¿Qué has hecho?», que Caín no puede esquivar, se dirige también al hombre contemporáneo para que tome conciencia de la amplitud y gravedad de los atentados contra la vida, que siguen marcando la historia de la humanidad; para que busque las múltiples causas que los generan y alimentan; reflexione con extrema seriedad sobre las consecuencias que derivan de estos mismos atentados para la vida de las personas y de los pueblos. Hay amenazas que proceden de la naturaleza misma, y que se agravan por la desidia culpable y la negligencia de los hombres…Otras, sin embargo, son fruto de situaciones de violencia, odio, intereses contrapuestos, que inducen a los hombres a agredirse entre sí con homicidios, guerras, matanzas y genocidios.” (EV n.10).

Por lo tanto es necesario que el Evangelio de la Vida pueda iluminar las realidades donde la vida se encuentre amenazada o donde se niegue el Señorío de Dios; para ello es necesario conocer lo que sucede y actuar desde la perspectiva del Reino de Dios. Las Semanas Sociales buscan ser un aporte en esta perspectiva.

II.- Las Semanas Sociales Regionales: Aportes desde la Doctrina Social de la Iglesia en la construcción de un país para todos.

Las Semanas Sociales pertenecen a una tradición muy querida, valiosa y vigente de la Iglesia Católica y están íntimamente relacionadas con alentar y fortalecer un mayor y mejor compromiso social. Es un tiempo y un espacio privilegiado  para discernir, como Pueblo de Dios, las tendencias y fenómenos sociales, culturales, económicos, éticos y políticos que impactan en la vida de las personas e iluminarlas a la luz de la Palabra de Dios y de la  Doctrina Social de la Iglesia.

Las Semanas Sociales pretenden  aportar a la construcción de una sociedad más justa, reconciliada, fraterna  y solidaria, por lo tanto más humana e inclusiva. Es un momento de apertura y  diálogo, de  encuentro de la Iglesia con la sociedad, el Estado, el mundo empresarial y académico, así como con los diferentes actores sociales. Surge como uno de los tantos frutos de la encíclica Rerum Novarum  del Papa León XIII. Recordemos que las primeras Semanas Sociales se realizaron en Francia, luego en España, Holanda y Austria (1906), Italia y Polonia (1907), en Bélgica (1908), Lituania y México (1909), en Suiza (1910) y, posteriormente en diversos países de América Latina.

En el Perú, la primera Semana Social se desarrolló en Lima (1959), teniendo como tema; “Las exigencias sociales del catolicismo en el Perú”. Luego se organizarían la II Semana Social (Arequipa 1961), dedicada al tema de “la Propiedad”, la III Semana Social (Lima 1989): “Estado y sociedad en el Perú”. La IV Semana Social (Lima 1991): “La Iglesia Peruana y el Mundo del Trabajo a los Cien Años de la Rerum Novarum”. La V Semana Social  (Lima 1997): “Frente al hambre en el Perú, Desarrollo Solidario”. La VI Semana Social (Callao 1999): “Deuda Externa, Pobreza y Desarrollo”. La VII Semana Social (Lima): “A los 40 años de la Pacem in Terris”. La VIII Semana Social (Lima 2005): “Construyendo el bien común: Las Alegrías y Esperanzas en el Perú de hoy”. La IX Semana Social  (Lima 2007) “El desarrollo es el nuevo nombre de la paz”, conmemorando los 40 años de Populorum Progressio y 20 años de la Sollicitudo Rei Socialis.  La X Semana Social (Lima 2008)  “De Medellín a Aparecida: Evangelización y Promoción humana en el Perú. La XI Semana Social (Lima 2010), sobre el Desarrollo Humano Integral .

El Papa Benedicto XVI, en su Encíclica Caritas in Veritate, nos orienta sobre el  papel de la Iglesia en relación al desarrollo del hombre y de la sociedad, insistiendo que la Iglesia no tiene soluciones técnicas que ofrecer ni pretende mezclarse en la política de los Estados. Reafirma, en cambio que “tiene una misión de verdad que cumplir en todo tiempo y circunstancia e favor de una sociedad a medida del hombre, de su dignidad y de su vocación” (CV. 9) y añade que “con las enseñanzas de su Señor, la Iglesia escruta los signos de los tiempos, los interpreta y ofrece al mundo lo que ella posee como propio: una visión  global del hombre y de la humanidad” (CV.18).

Las Semanas Sociales están llamadas sobre todo, a proponer de nuevo a los cristianos y a todos los hombres de buena voluntad, la necesidad de velar y trabajar en favor de  la persona humana y su dignidad, como principio fundamental de la convivencia social, política, económica. Recordando las palabras de San Juan Pablo II: “La verdad del ser humano es la piedra clave para enfocar los problemas del individuo y de la sociedad... Para que el hombre no sea tratado simplemente como un número, como eslabón de una cadena o engranaje de un sistema, Dios le asegura que es único e irrepetible….”. (Discurso a los responsables de las Semanas Sociales, 23-09-95).

Pidamos a Santa María, Madre de la Caridad, que nos ayude a ensanchar nuestros corazones a las necesidades más apremiantes del hombre de hoy, para ayudarle a encontrarse con Jesucristo y trabajar juntos por un mundo más justo y fraterno.