Bernardo Roca-Rey






Escrito por: Bernardo Roca-Rey
Presidente
Sociedad Peruana de Gastronomía - APEGA

 

¡A comer peruano!

Mistura revalidó en su sétima edición las credenciales como gran articuladora entre los pequeños agricultores del Perú y el movimiento gastronómico. Es precisamente esta faceta, que se expresa con la presencia de cientos de productores llegados a Lima desde las distintas regiones del país, la que hace de la feria organizada por Apega un acontecimiento singular, que entronca con lo más profundo y auténtico de la cultura y la idiosincrasia nacionales.

Bajo el lema “Come rico, come sano, come peruano”, Mistura convocó a más de 400 mil personas para proponer un modelo de alimentación sano, sabroso y nutritivo, basado en la defensa de la biodiversidad y el consumo de productos locales. El Gran Mercado Apega se convirtió, un año más, en una espléndida vitrina donde los mistureros pudieron contemplar y comprar el frejol más grande del país, apreciar exquisitos frutos, panes serranos y una inmensa variedad de papas, ajíes y granos como la quinua; todo ello, a la mano de los cocineros que cada día prepararon platos a base de productos emblemáticos, que para la ocasión bautizamos con los Supercholos. 

Así, agricultores y cocineros se dieron la mano a la vista de todos: limeños y peruanos del interior, periodistas nacionales y extranjeros, miles de turistas atraídos por lo extraordinario de este evento gastronómico, el más reconocido de Latinoamérica. Abrazo necesario para dar vigor a la cadena virtuosa que va de la chacra a la mesa, uno de los pilares del movimiento Come peruano impulsado por la Sociedad Peruana de Gastronomía para comenzar a sentar las bases de un modelo de alimentación más justo, nutritivo y sostenible.

En pleno siglo XXI, el Perú enfrenta desafíos asociados a la pobreza, como la desnutrición crónica y la anemia infantil, y cifras insoportables –según nos dice la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar- para un país con el ritmo de crecimiento económico y monetario que viene presentando el Perú en la última década.  

Es este un reto colectivo, de largo aliento, una cuestión de Estado ante la que Apega luce con orgullo proyectos e iniciativas como Mistura, Come peruano y las Cadenas Agroalimentarias Gastronómicas Inclusivas. Como base de todos ellos, el rol del pequeño y mediano productor, agricultores y pescadores que proveen dos tercios de los productos que llegan a nuestras mesas. Son ellos la mejor defensa de nuestra biodiversidad, el principal fundamento en la estrategia de seguridad alimentaria; es su trabajo y dedicación lo que con más ahínco hemos de preservar.