David Fischman Escrito por: Mercy Huaroto Landeo
Asistente de Imagen Institucional
Cáritas del Perú


Más de 200 familias de Pomata lograron mitigar los efectos del frío extremo

cocina mejoradaAnte la constante amenaza que representan las bajas temperaturas para la población pobre que vive en las zonas altoandinas del país, Cáritas del Perú desarrolló un proyecto de mitigación de riesgos que ha logrado mejorar las viviendas y fortalecer  las capacidades de 243 familias de Pomata, en Puno.

El proyecto “Mitigación de riesgos a las bajas temperaturas mediante acondicionamiento de viviendas en comunidades altoandinas del distrito de Pomata y Juli, en Puno” desarrollado por Cáritas del Perú, tiene como objetivo  mejorar la calidad de vida de las familias pobres de la zona ante las amenazas de bajas temperaturas y el cambio climático, trabajando cuatro componentes: mejoramiento de viviendas, seguridad alimentaria, mejoramiento de prácticas en salud y nutrición de las familias y gestión local de riesgos.

“Con este proyecto quisimos dar una solución sostenible al  problema de las bajas temperaturas, implementando las viviendas de la población con tecnologías que permiten retener el calor solar del día para aumentar la temperatura de las viviendas durante la noche, cuando el frío se hace más intenso. Según las mediciones realizadas, las viviendas donde se implementaron estas tecnologías aumentaron su temperatura en un promedio de 5,4°C”, señaló Ángel Allccarima, Coordinador de Proyectos y Emergencias de Cáritas del Perú.

Las tecnologías implementadas en las viviendas tienen el nombre de confort térmico y consisten en el sellado de grietas para evitar el ingreso de aire frío,  la instalación de pisos de madera para aislar la vivienda de la humedad de las lluvias, instalación de falsos cielos rasos con tragaluz para iluminar y calentar el interior de las casas y la implementación del muro trombe tipo fitotoldo que atrapa el calor solar y lo ingresa a la vivienda en forma de aire caliente.

Además, se han construido cocinas mejoradas que no contaminan el ambiente, lavaderos ecológicos y biohuertos que han mejorado la alimentación de las familias. También se han realizado campañas de salud y se ha fortalecido el acceso a los servicios de salud local.

Esta iniciativa ha actuado en tres niveles. A nivel comunal se benefició directamente a 243 familias con el mejoramiento de sus viviendas, a nivel distrital se benefició a 2,675 familias con el desarrollo de capacidades para estrategias de atención y prevención de salud ante las bajas temperaturas y a nivel provincial se promovió la participación de autoridades provinciales para mejorar su respuesta y preparación a las emergencias y la  reducción de riesgos por bajas temperaturas.

Esta experiencia exitosa, que ya viene siendo replicada por los propios pobladores de zonas aledañas a Pomata, ha sido ejecutada por Cáritas del Perú desde octubre del año pasado, gracias al financiamiento de Scotiabank.