Karla Auza






Escrito por: Karla Auza
Responsable de Imagen Institucinal
Cáritas del Perú


Cáritas ayudó a 120 familias del Cusco a reducir sus riesgos por bajas temperaturas

Mujeres cusqueñasEn el marco de la Vigésima Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático - COP 20, Cáritas del Perú da a conocer algunas de las acciones que realiza para el cuidado de la creación y el Medio Ambiente.

Desde setiembre del 2013, Cáritas del Perú y Cáritas Cusco con el apoyo de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo - AACID, Madre Coraje y la Municipalidad Distrital de Coya. llevaron adelante el proyecto "Reducción de riesgos por bajas temperaturas en la comunidad de Sihua, Cusco"

Este proyecto permitió que 120 familias pobres de la comunidad de Sihua, ubicada en el distrito de Coya, provincia de Calca, en la región Cusco, ya no sufran del frío intenso.

Ángel Allccarima, Coordinador del proyecto de Cáritas del Perú explica que se desarrollaron cuatro importantes componentes: viviendas mejoradas, fortalecimiento de medios productivos, mejores condiciones de salud y gestión de riesgos.


“Se trabajó en mejorar las condiciones de habitabilidad y seguridad en las viviendas ante los eventos climatológicos adversos. Se acondicionaron 50 viviendas con pisos de madera para aislar la humedad del frío, así como un falso cielo raso para contribuir a la calidez y dar iluminación. 
Además, se realizaron campañas de sanidad animal, instalación de cuyes, pasto mejorado y programas de capacitación a la población en técnicas agropecuarias, de esa forma se previno y mitigó los riesgos en los medios de vida de los campesinos”.


Gestión de RiesgosLas mujeres de la comunidad de Sihua también fueron capacitadas y han logrado organizarse formando la Asociación de Mujeres Ñusta que se reúne todos los miércoles para realizar planes de mejora para su comunidad, así como conocer sus deberes y derechos como ciudadanas.

A través de esta asociación estamos aprendiendo a hablar, antes no sabíamos, teníamos miedo. Ahora nuestro miedo se ha salido de nuestro cuerpo y ya no estamos asustadas”, explicó Leonarda Huillca, Presidenta de la Asociación de Mujeres Ñusta.

Este proyecto es sólo un modelo de lo que puede ser replicado en otras comunidades altoandinas amenazadas por las bajas temperaturas en nuestro país.

Los invitamos a conocer más de este proyecto a través del video de sistematización en: http://goo.gl/816Z03