David Fischman Escrito por: Mons. Richard Alarcón Urrutia
Presidente
Cáritas del Perú

 

Cáritas del Perú y la Campaña "Una sola familia humana, alimentos para todos"

“No podemos mirar a otra parte, fingiendo que el problema no existe. Los alimentos que hay a disposición hoy en el mundo bastarían para quitar el hambre a todos.”. Papa Francisco

Premio CáritasEl hambre, un flagelo mundial que afecta a más de 842 millones de personas en el mundo, es una de las injusticias más grandes que no se debe permitir. La Iglesia Católica es consciente de este problema y por eso decidió emprender una cruzada que busca acabar con el hambre en el mundo.

Esta campaña mundial llamada “Una sola familia humana, alimentos para todos” comenzó en diciembre del 2013 con el liderazgo del Papa Francisco y la Confederación Caritas Internationalis, que reúne a 164 organizaciones en más de 200 países y de la que Cáritas del Perú es miembro. El objetivo que se busca es sensibilizar y comprometer a los gobiernos, instituciones, empresas y personas a terminar con el hambre para el año 2025.

En el marco de esta campaña, Cáritas del Perú ha realizado una serie de acciones para incidir sobre las autoridades, instituciones públicas, empresas privadas y la sociedad en general, acerca de la gravedad de este problema en nuestro país y la necesidad de tomar medidas concretas para solucionarlo. 



Como parte de estas acciones, nuestra organización decidió otorgar tres premios que buscan alentar el trabajo que diversos sectores de la sociedad vienen desarrollando para garantizar la seguridad alimentaria  de la población peruana.

El primer premio que se otorgó fue un reconocimiento al esfuerzo desarrollado por aquellas comunidades que han logrado modos de vida sostenibles, tanto en la producción y mejora de alimentos,  como en la erradicación de la desnutrición y del hambre. Este premio denominado “Cáritas a una comunidad sostenible”  fue entregado a la comunidad andina de Siusa, ubicada en la provincia de Calca, en Cusco, como reconocimiento al modelo de desarrollo integral y sostenible que están ejecutando. El premio fue entregado a un representante de la comunidad durante el 53º Encuentro Nacional de la Red Cáritas en el Perú, que bajo el lema “Una sola familia humana, alimentos para todos” se realizó entre el 15 y el 18 de setiembre de este año.  

En este encuentro, que reunió a las 48 Cáritas Diocesanas que forman la Red de Cáritas, se compartieron las experiencias exitosas de cada Cáritas en el desarrollo humano integral y se plantearon compromisos y estrategias para seguir apoyando el derecho a la alimentación de todos los peruanos, en especial de los sectores más pobres del país.

Premio Cáritas

 

El segundo reconocimiento se otorgó dentro del marco del premio 'Cardenal Juan Landázuri Ricketts', convocado por la Conferencia Episcopal Peruana. Cáritas del Perú buscó destacar a los periodistas, comunicadores sociales y estudiantes que en su labor informativa hayan contribuido a concientizar a la sociedad sobre la importancia de la seguridad alimentaria y la lucha contra el hambre y la pobreza en nuestro país. El ganador del premio en la categoría de prensa fue Óscar Miranda con el reportaje “Viaje a la Semilla Asháninka” publicado en el diario la República. Mientras que en la categoría universitaria se premió a los alumnos de la Universidad  San Martín de Porres por el documental “El Cuy: Emblema y Sustento Nacional”.

 

 



El tercer premio se orientó a reconocer las iniciativas desarrolladas por las empresas en el apoyo a la seguridad alimentaria de la población peruana. Para este reconocimiento trabajamos en coordinación con la organización Perú 2021, que nos permitió participar con la categoría Seguridad Alimentaria dentro del premio a la Responsabilidad Social que entrega cada año a las empresas socialmente responsables.  Cáritas de Perú otorgó este premio a la empresa TASA por su innovador programa NUTRITASA, una iniciativa integral que mejora la nutrición de miles de familias pobres de zonas altoandinas.



Premio Cáritas

Nuestra organización viene desarrollando acciones desde la sociedad civil desde hace muchos años, pues formamos parte de la Iniciativa contra la Desnutrición Infantil, un esfuerzo colectivo que reúne a 18 instituciones que trabajan por el desarrollo del país y que impulsan y ejecutan iniciativas concretas para reducir la desnutrición crónica infantil en el Perú.  

Como parte del trabajo que realizamos como Red Cáritas a nivel nacional se han desarrollado diversas acciones para reforzar la campaña de lucha contra el hambre en todo el país. Varias Cáritas Diocesanas han realizado concursos gastronómicos, foros públicos, talleres informativos y charlas sobre el tema de seguridad alimentaria.

Paralelamente a estas accciones, Cáritas del Perú continua trabajando proyectos de desarrollo humano integral que buscan mejorar la calidad de vida de población que vive en extrema pobreza. Durante el años 2013 hemos ejecutado 45 proyectos con el apoyo de 62 organizaciones aliadas, beneficiando directamente a más de 30 mil familias en situación vulnerable. Adicionalmente con nuestros programas de Asistencia y Promoción Social se ha apoyado a más de 161,000 personas.

Gran parte de estas iniciativas son proyectos de salud y nutrición que han logrado disminuir los índices de anemia y desnutrición infantil. Además, hemos desarrollado proyectos productivos que están mejorando la seguridad alimentaria de las comunidades con la instalación de cultivos resistentes a bajas temperaturas y la implementación de biohuertos que mejoran la alimentación familiar.

Finalmente, es importante agradecer las donaciones de alimentos que instituciones como SUNAT han confiado a Cáritas del Perú para que podamos realizar una adecuada distribución entre las obras sociales de Lima y Callao que apoyamos. Tambien queremos reconocer a empresas como San Fernando y Key Perú que se han sumado a la campaña a través de donaciones de alimentos que sirven para el sustento diario de miles de niños, jóvenes y adultos mayores en situación de pobreza.

En Cáritas del Perú creemos que acabar con el hambre en el mundo no sólo es una meta posible sino una necesidad ante el sufrimiento de millones de personas, por eso continuaremos ejecutando proyectos, campañas  y acciones que ayuden a lograr este fin.