Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Blog

Cáritas del Perú / Campaña  / Amor y solidaridad en la Diócesis de Huánuco en tiempos de pandemia

Amor y solidaridad en la Diócesis de Huánuco en tiempos de pandemia

La Diócesis de Huánuco, como institución de la Iglesia Católica, siempre ha estado al servicio de las poblaciones más vulnerables y más aún durante la Emergencia Sanitaria por la pandemia ocasionada por el nuevo coronavirus (Covid-19), dando prioridad a la adquisición de una planta de oxígeno y a promover los comedores parroquiales. Todas estas iniciativas han tenido siempre la venia de Mons. Neri Menor Vargas, Obispo de Huánuco desde el año 2016.

Otra actividad que realiza la Diócesis de Huánuco es la formación de catequistas y agentes pastorales, que son tan importantes para llevar adelante esta obra, así como la celebración eucarística, fomentando la participación de los niños.

Comedores solidarios

La Diócesis de Huánuco tiene aproximadamente 32 parroquias y cada una cuenta entre 1 a 2  comedores u ollas comunes:

 “Los Hermanos Franciscanos Capuchinos atendemos 2 parroquias y tenemos 4 comedores y 2 de ellos son fruto de la campaña “Por un Perú sin Hambre”. Estos  comedores están ubicados en zonas muy necesitadas”, afirma el Hno. Francisco Morales Ubillús, OFMCap, Superior de los Hermanos Franciscanos Capuchinos en Huánuco.

Los comedores solidarios parroquiales de la campaña “Por Un Perú Sin Hambre”, emprendida por la Fundación Teletón San Juan de Dios, la Conferencia Episcopal Peruana y Cáritas del Perú,  son “Villa Jordán” y “Sagrada Familia”, a estos se suma un comedor más en Aucayacu, a 172 Km de la ciudad de Huánuco.

Las labores de los comedores inician a las 9 de la mañana, cocinan a gas y muchas veces la Providencia Divina ayuda a que nunca falte. Además, siguen todos los protocolos de seguridad, como lo explica el Hno. Francisco Morales:

“Las personas cocinan con todos sus implementos de bioseguridad, parecen astronautas, es muy incómodo cocinar así, pero se sacrifican por cuidarse y cuidar a los demás. Para desinfectarse las manos utilizan alcohol y para las instalaciones se utiliza cloro”

“En cada comedor trabajan cuatro personas, dos cocinan y dos atienden al público.  Está todo muy bien organizado, por lo cual no se producen aglomeraciones. Esto es gracias a que fuimos sensibilizando a las personas  para que se cuiden, a través de una campaña denominada ‘Nos jugamos la vida cuídate y cuídame’”.

Cada comedor atiende a un promedio de 80 personas, entre los platos más solicitados están el saltadito de atún, el arroz con saltado de pollo y verduras, así como el arroz con menestras.

“Nos hemos arriesgado mucho a ser contagiados, pero esa es nuestra misión, ser Franciscano Capuchino e hijos de San Francisco, y estar con los pobres más pobres.  El comedor realmente está ayudando a muchas personas donde no ha llegado ningún tipo de bono,  y ahora ya no comerán té y papita como lo hacían antes,  sino algo más.

Cuando servimos a los pobres y a los enfermos servimos a Jesús es una frase de Santa Rosa de Lima.

Son momentos en que hay que orar el uno por el otro, aferrándonos a Dios y cuidándonos”, concluyó el Hno. Francisco Morales.

Si estás en Huánuco y deseas apoyar la obra de estos comedores puedes hacerlo en la Parroquia San Francisco ubicada en Dámaso Beraún 391 – Huánuco o llamar al 958-950-692.

También puedes apoyar con tu aporte solidario en la cuenta del Banco Continental a nombre de la Parroquia San  Francisco:

En soles 0011­-0210-0200830387-23
cuenta interbancaria 011-210-000200830387-23

Dólares 0011-0210-0100030405-23
cuenta interbancaria 011-210-000100030405-23

La Diócesis de Huánuco  fiel al mensaje del Papa Francisco  nos enseña que no es tiempo de indiferencia, sino de ayudar a los demás.