Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Cáritas Chiclayo junto a otras instituciones inauguran Casa de Acogida para mujeres en situación de vulnerabilidad

Cáritas Chiclayo junto con la Asociación Color Esperanza y la Comisión de Movilidad Humana de la Diócesis de Chiclayo inauguraron la nueva Casa de Acogida “Villa San Vicente de Paúl”, para ayudar a mujeres en situación de vulnerabilidad en el distrito de Puerto Eten, Lambayeque.

En el acto de apertura estuvo presente Mons. Robert Prevost, Obispo de la Diócesis de Chiclayo, quien motivó a los asistentes a actuar juntos  para ser actores del cambio que se espera, frente a la situación que viven las mujeres migrantes y de los sectores más pobres.

Además nos invitó a “cuidar la fragilidad humana”, sintiéndonos responsables de sus vidas.  Y mencionó como dice el Papa Francisco, el servicio es “en gran parte, cuidar la fragilidad” y que esta tarea la podemos asumir todos, desde los espacios e instituciones que estamos. 

La Casa de Acogida “Villa San Vicente de Paúl” busca acoger, en esta  primera etapa, a 12 mujeres en situación vulnerable que solicitan de manera temporal, ser acogidas. A cada una de ellas se les ofrecerá un espacio de escucha, de acompañamiento, de formación, capacitación y de impulso de pequeños emprendimientos y oportunidades laborales.

La ceremonia de inauguración, que se realizó de manera virtual, fue un espacio de diálogo que sirvió para recoger los aportes y compromisos de los representantes de las  instituciones presentes. La Gerencia de Programas sociales del Gobierno Regional, Cruz Roja, la Red de Economía Solidaria, El Centro Esperanza, la Comunidad Santa Angela, La Comunidad de la Victoria, Aldeas Infantiles SOS, las Hermanas de la Misericordia, las Hermanas de la Caridad, se hicieron presentes expresando su disposición de apoyar y contribuir desde la especificidad de sus instituciones, al fortalecimiento de esta experiencia. Finalmente el P. Javier Gamero, Superior de la Comunidad Vicentina de Chiclayo, tuvo las palabras de cierre  y bendición final.