Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Cáritas del Perú con el apoyo de SOLGAS abastecen con GLP a 7 comedores parroquiales a nivel nacional

Dentro del marco del convenio de Cooperación entre Cáritas del Perú y  la empresa SOLGAS, firmado en octubre del año 2020, se viene abastecimiento con gas licuado de petróleo (GLP) a 7 comedores parroquiales ubicados en las jurisdicciones de Cáritas Huancayo, Cáritas Piura, Cáritas Chiclayo, Cáritas Trujillo, Cáritas  Arequipa y Cáritas Cusco.

El  objetivo de este convenio es contribuir a la preparación de almuerzos saludables y nutritivos para personas en condiciones de vulnerabilidad y pobreza, entre ellos adultos mayores abandonados, personas con habilidades diferentes, niñas y niños, mujeres cabezas de hogar, personas sin trabajo, personas con trabajos eventuales, entre otros.

El apoyo considera el suministro de gas licuado de petróleo (GLP) en cilindros de 10 y 45 kg, en forma semanal o quincenal. Los cilindros de gas licuado de petróleo (GLP) son llevados hasta los mismos comedores a través de los distribuidores autorizados por SOLGAS en cada zona.

Además, para evitar accidentes relacionados a la manipulación de los balones de gas, SOLGAS entregó a cada comedor en calidad de comodato, 2 cilindros de gas licuado de petróleo (GLP).

Cáritas realiza seguimiento permanente a los comedores parroquiales en cuanto a las medidas de bioseguridad e higiene y lleva el control de los pedidos semanales de los cilindros de gas en cada provincia.

Los comedores parroquiales beneficiados son Comedor SOS 2 (Huancayo), Señor de los Milagros (Piura), Santa María del camino y Ustedes denles de comer (Chiclayo), Madre del Buen Socorro (Trujillo), Santa Teresa de Calcuta y Beata Sor Ana de los Ángeles (Arequipa) y Nuestra Señora de los Dolores (Cusco).

Agradecemos a la empresa SOLGAS por el apoyo que vienen brindando a los 7 comedores de la Red Cáritas, pues ante el aumento en el valor del GLP, se han generado repercusiones negativas en los 12 millones de usuarios que actualmente emplean el butano y el propano en todo el país, es decir,  3,4 millones de familias (Fuente: Gasnova, Agremgas, Ecopetrol, Minminas, Creq).