Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Cáritas intercambian experiencias en adaptación de medios de vida comunitarias en el contexto del bosque amazónico

En un espacio de reflexión sobre la defensa de los bosques, así como entretejer objetivos conjuntos como parte de la Iglesia que vela por la protección de la Amazonía y la mitigación climática como consecuencia a los modelos extractivos, se llevó a cabo un encuentro en Puerto Maldonado, que reunió a la delegación de Cáritas Reyes (Bolivia), Cáritas del Perú, Cáritas Madre de Dios, así como nuestros hermanos de Caritas Alemana.

Este encuentro tuvo uno duración de 3 días, que permitió conocer de cerca el trabajo de intervención constructivo y participativo de Cáritas Madre de Dios en cuanto a las experiencias con los sistemas agroforestales y las actividades piscícolas, gastronómicas y artesanales que desarrollan las comunidades nativas y zonas agrarias, de acuerdo a las prioridades plasmadas en sus planes de vida.

“Recibir la visita de nuestros hermanos de las otras Cáritas para socializar las experiencias de un mismo proyecto que compartimos en diferentes territorios, ha sido una experiencia fructífera para nosotros como equipo, como para los agricultores que nos acompañaron estos días. Hemos mostrado un poco de las actividades que desarrollamos en campo en base a los diferentes componentes a fin de reforzar la seguridad alimentaria, evidenciar el acompañamiento en el desarrollo de los planes de vida, comercialización y resiliencia frente al cambio climático”, explicó Juan Carlos Navarro Vega, Secretario General de Cáritas Madre de Dios.

Como fruto de este intercambio de experiencias, los participantes de las Cáritas  llegaron hasta la zona de El Progreso en Inambari donde recorrieron una parcela diversificada con más de dieciocho especies agroforestales producto de las buenas prácticas de la agricultura familiar.  Asimismo, recorrieron las instalaciones de la planta procesamiento y zonas de cosecha y postcosecha del grano de copoazú, así como el proceso de fermentación para obtener un producto inocuo que permita a los agricultores conquistar mercados internacionales para comercializar su materia prima.

 “Es fundamental el trabajo que realizan los agricultores en el campo para proteger nuestra Casa Común. Los proyectos que realizamos buscan proteger nuestros bosques y para ello tenemos que adaptarnos mejor a vivir con la amazonia y cuidarla porque es el pulmón del mundo” sostuvo, Kilian Linder, responsable de proyectos para Perú de Caritas Alemania.

La jornada continuó unos kilómetros más adelante, cuando la delegación llegó a conocer a las mujeres lideresas de la comunidad nativa Arazaire, una zona donde el proyecto binacional “Fortalecimiento y adaptación al de sistemas de vida en las comunidades campesinas e indígenas al cambio climático, Bolivia y Perú, 2018-2021” ha reforzado las capacidades de las familias mediante el componente de seguridad alimentaria, sistemas agroforestales y la actividad piscícola que representa el sustento y alimentación de las familias de la etnia Harakbut.

“Es una comunidad nativa liderada, principalmente, por mujeres y es admirable porque la mujer juega un papel importante en el desarrollo de su comunidad y en el propio liderazgo dentro de su familia. Ver la experiencia en piscicultura, artesanía, ecoturismo y agricultura que lideran en esta comunidad nos impulsa a continuar buscando proyectos para apoyar a las propuestas en la Amazonía” afirmó Ángel Allccarima, gerente de Gestión de Riesgos y Cambio Climático de Cáritas del Perú.

Además, visitaron algunas de las piscigranjas y parcelas familiares para verificar el desarrollo de las nuevas tecnologías adaptadas en el sector para mejorar la producción de sus peces y sus productos que se cultivan en la zona. Esto representaría una oportunidad para que la comunidad pueda promover un turismo vivencial sostenible, una de las metas que se trazaron en la planificación de sus planes de vida.

“Me acompaña un grupo de agricultores de las comunidades nativas de Bolivia quienes desean ampliar la producción de sus productos y el ejemplo que vemos en esta asociación nos ayuda para seguir fortaleciendo las experiencias binacionales que ayudan a mejoran la calidad de vida de los productores” refirió Marco Pérez, representante de Cáritas Reyes (Bolivia).

Durante el último día del encuentro lograron sistematizar las diferentes experiencias de las Cáritas, y se reafirmaron los compromisos para seguir caminando en busca de la sostenibilidad de los pueblos. Priorizaron estrategias para mejorar la calidad de vida de las familias en los proyectos que se ejecutan e  incidir en las generaciones venideras el bienestar de nuestra Amazonía, es un asunto de vida para la población.