Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

«La mejor respuesta a la COVID-19 es garantizar el derecho a la asistencia sanitaria»

Aloysius John, secretario general de Caritas Internationalis, resumió los resultados de una conferencia organizada por Caritas Internationalis como evento paralelo al Foro de Alianzas 2022 del ECOSOC de la ONUa la asistencia sanitaria».

«El acceso a la asistencia sanitaria básica es un derecho fundamental que no está atendido y que debe ser abordado inmediatamente de manera coordinada. Una de las principales cuestiones que la pandemia de la COVID-19 puso en evidencia es la necesidad de aumentar la inversión en los sistemas de salud, y hoy en día millones de personas no tienen acceso a la asistencia sanitaria básica».

De este modo, Aloysius John, secretario general de Caritas Internationalis, resumió el resultado de una reunión organizada el 2 de febrero por la propia Caritas Internationalis como acto paralelo al Foro de Alianzas 2022 del ECOSOC de la ONU.

Durante la reunión – bajo el lema «Trabajando juntos con éxito, alianzas innovadoras en materia de salud para reconstruir mejor desde la COVID-19. Experiencias de Perú, Líbano y RDC» – coordinadores de Cáritas de Perú, Líbano y RDC, así como representantes gubernamentales de los tres países, compartieron sus estrategias de intervención para hacer frente a la pandemia de la COVID-19: todas las iniciativas emprendidas tienen en común una eficaz sinergia entre las Cáritas nacionales, los gobiernos locales y las instituciones eclesiales.

«Los factores de éxito identificados por las tres organizaciones – añadió el secretario general de Caritas Internationalis – son la confianza de la población, la existencia de redes de seguridad social, una importante experiencia en materia de salud y unos sistemas sanitarios sólidos, así como la sinergia con diferentes actores para establecer asociaciones y alianzas en el ámbito de la salud, con el fin de reconstruir mejor la vida de las personas». Hay que aprovechar la pandemia de la COVID-19 -concluyó John- como una oportunidad para reflexionar sobre las nuevas formas de solidaridad creativa que hay que poner en marcha para construir un futuro mejor».

El caso de Perú

«Cáritas trabajó en cuatro iniciativas en respuesta a la crisis de la pandemia en Perú, por un total de 287 proyectos sociales que apoyaron a 1.286.267 familias», explicó Ángel Allccarima, responsable de Gestión de Riesgos y Cambio Climático en Cáritas del Perú. «Se captaron unos 7,5 millones de dólares para atender la emergencia de la COVID-19 -continuó Allccarima- y se trabajó junto con instituciones nacionales, como el Ministerio de Defensa, el Ministerio del Interior, las Fuerzas Armadas, el Ministerio de Salud y el Instituto Nacional Penitenciario. Cuarenta y nueve Caritas locales y 1.561 parroquias han trabajado codo con codo con empresas privadas que han proporcionado no sólo fondos, sino también herramientas de intervención para la COVID-19, como equipos de oxígeno».

El caso del Líbano

Ola Sidani, experta en economía de la Presidencia del Consejo de Ministros de Líbano, también destacó la colaboración entre las estructuras gubernamentales y las organizaciones humanitarias, en la respuesta a la pandemia: «La respuesta oficial del Líbano a la pandemia de  la COVID-19 se produce en el marco de una crisis económica, bancaria y financiera multifacética sin precedentes. Hubo una necesidad urgente de utilizar los hospitales del sector público, que no estaban preparados, como primera línea, frente a los hospitales del sector privado, que llegaron más tarde y, en consecuencia, la necesidad de captar fondos para aumentar la capacidad de camas de los hospitales, los kits de seguridad personal para el personal y los equipos médicos necesarios. Por ello, el sector público acogió el apoyo del sector privado libanés y de las ONG. Como resultado -concluyó Sidani- hubo un amplio flujo de donaciones: en especie, en efectivo, con campañas».

«El departamento de Salud de Caritas Líbano -explicó Cindy Hakme, coordinadora de Subvenciones de Caritas Líbano– trabajó en coordinación con el Ministerio de Salud libanés en las directrices y la transmisión de mensajes y, en las 5 gobernaciones libanesas, en las derivaciones a los hospitales públicos». Al final de su intervención, Hakme volvió a insistir en la importancia de «crear alianzas y asociaciones y fortalecer los sistemas comunitarios».

El caso de la República Democrática del Congo

John Maurice Salumu Kikuni, experto en salud pública de la Unidad de Apoyo Técnico del Secretariado General del Ministerio de Sanidad, describió el impacto de la COVID-19 en el país («ha habido 85379 casos de la COVID-19, 1278 muertes; sólo el 0,2% de la población está totalmente vacunada») y destacó «la urgencia de trabajar juntos, con alianzas sanitarias innovadoras, para tener éxito y reconstruir mejor después de la pandemia».

«En la República Democrática del Congo, Caritas posee más del 40% de la oferta de servicios sanitarios: 125 hospitales generales de referencia, 128 hospitales secundarios, 1.318 centros de salud y 50 instituciones de formación médica y de enfermería», dijo Jean Munongo, coordinador nacional del Servicio de Promoción de Salud, Caritas Congo ASBL. «Caritas – añadió – es un importante colaborador del gobierno congoleño a través de su Ministerio de Sanidad. Existe un acuerdo marco de colaboración de 10 años, renovable con el Ministerio de Salud y el Ministerio de Presupuesto desde 2018».

Rita Rhayem, asesora sobre Salud y VIH de Caritas Internationalis: «…».

La conferencia fue moderada por Francis X. Rocca, corresponsal en el Vaticano de The Wall Street Journal.