Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Peruanas y venezolanas unen esfuerzos para el cuidado del medio ambiente en Cusco

Esta iniciativa se enmarca dentro del “Proyecto Resilientes: Refugiados y Migrantes por la solidaridad”, gestionado por Cáritas Cusco con el apoyo de ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados.

Bajo el lema “Juntos somos mejores”, personas voluntarias peruanas y venezolanas de la Brigada Gracias Causa, con éxito realizaron una actividad de reforestación con 100 plantas nativas en la comunidad de Mayrasco, del distrito de Santiago, Cusco, con el fin de cuidar nuestro medio ambiente y demostrar que todos somos ciudadanos universales.

La actividad se realizó el 15 de mayo con el objetivo de promover la integración y fortalecer los lazos de hermandad entre peruanos y venezolanos, en el marco del proyecto “Resilientes” de Cáritas Cusco con el apoyo de ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, en coordinación con el Área de Participación Ciudadana de la Gerencia de Desarrollo Social de la Municipalidad Distrital de Santiago, Cusco.

“Me siento feliz de haber sido parte de esta iniciativa, no importa de dónde seas ni en donde estés, cuidar el medio ambiente es importante porque el planeta es uno solo», sostuvo Alain Dorado, voluntario cusqueño.

Por su parte el representante de Cáritas Cusco, Álvaro Sani enfatizó, “Podemos hacerle frente a los efectos del cambio climático con buenas prácticas ambientales, por ello el esfuerzo de brigada es un ejemplo a seguir y nos enseña a cómo podemos contribuir cuando nos enfocamos en las causas que nos unen”.

La actividad que realiza la Brigada “Gracias Causa” forma parte de la campaña de integración y solidaridad entre peruanos y venezolanos #TuCausaEsMiCausa.