Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

“Pueblos Unidos”: Olla común que atiende a 174 personas vulnerables con el apoyo de Cáritas

En Minas del Pedregal, en el distrito de San Juan de Lurigancho, bajando el empedrado y arenoso cerro, se encuentra la olla común “Pueblos Unidos”, cuya Presidenta Julia Ermitaño Baldeón, nos recibe con una sencillez y nobleza extraordinarias, su gran corazón ilumina la cocina que surgió el año pasado por la pandemia del COVID – 19.

«Iniciamos en abril del año 2020, cuando vimos que muchos hogares no tenían recursos económicos, así que nos juntamos 10 familias, nos regalaron una cocinita y unas ollitas y comenzamos. Hacemos desayunos y almuerzos, vendemos algunos menús para poder recaudar dinero para los almuerzos del día siguiente”, explica Julia Ermitaño.
Esta olla común atiende a 174 personas vulnerables, entre ellas personas adulto mayores, niños, madres solteras, gestantes, personas con discapacidad, entre otros.

«Gracias al apoyo de Cáritas podemos dar de comer a estas personas, pues desde que inició la pandemia nos ayudaron con alimentos, nos capacitaron en salud y nutrición, nos dieron ollas y utensilios para la cocina, Cáritas es nuestra familia porque siempre están pendientes de nosotros”, afirmó la Presidenta de la olla común “Pueblos Unidos”.

Esta olla común forma parte del proyecto “Promoción de la Seguridad Alimentaria e Higiene en las poblaciones vulnerables como medida de prevención al contagio y recuperación frente a la COVID-19 en el Perú”, ejecutado por Caritas del Perú junto con las Cáritas de Chosica, Moyobamba y Madre de Dios con el apoyo de Caritas Alemana.

El proyecto busca atender a 2,500 personas a través de la mejora del servicio alimentario en los comedores parroquiales y ollas comunes, capacitándolos en temas de salud y nutrición, entregándoles alimentos  no perecibles y perecibles de acuerdo a sus hábitos alimentarios, geografía y valor nutricional,  así como kits de menajería y/o utensilios.

El proyecto también incluye el fortalecimiento de capacidades de estas mujeres luchadoras y emprendedoras, en la prevención y contención del COVID-19, a través de la entrega kits de protección e higiene, kits de limpieza, instalación de tanques de agua y talleres de capacitación en mantenimiento de tanques de agua, consumo de agua segura, importancia de la vacunación, entre otros. Un hábito que forma parte de la rutina diaria y a través del cual se evita el contagio y propagación de muchas enfermedades inluído el COVID 19, es el lavado manos, instalando en cada comedor parroquial y olla común el rincón de aseo.

Respecto a la recuperación de medios de vida, se vienen implementando huertos orgánicos en los comedores parroquiales de Picota, Moyobamba, Soritol, Bellavista y Rioja, ello permitirá mejorar y balancear la nutrición de las familias beneficiarias. En estos espacios también se viene recuperando los residuos orgánicos que se generan diariamente en la preparación de alimentos, para la elaboración de abonos orgánicos “compost”.

También se está instalando cocinas mejoradas fáciles de construir y mantener, haciendo uso de recursos locales, con posibilidad de multiplicación y adaptación a diferentes entornos.

Una de las peculiaridades de la olla común “Pueblos Unidos”, es que promueven el reciclaje, pues utilizan baldes de pintura como tapers para los almuerzos, de esa forma, se les hace más fácil el traslado de los almuerzos para todos los miembros de la familia, y así subir  los empinados cerros de Minas del Pedregal.

Esta olla común atiende a 174 personas con almuerzos saludables y nutritivos