Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Blog

Cáritas del Perú / Institucional  / Yo Soy Cáritas en esta cuarentena: Mensaje del Presidente de Cáritas de Perú

Yo Soy Cáritas en esta cuarentena: Mensaje del Presidente de Cáritas de Perú

Como parte de las actividades del Plan de Formación Mensual de Asesoría Pastoral para los colaboradores de Cáritas del Perú, se realizó una reunión de manera diferente a como se venía desarrollando, de manera virtual, con un invitado que nos ayudó a reflexionar en estos tiempos de cuarentena por el Coronavirus, nos referimos a Monseñor Fortunato Pablo Urcey, OAR, Obispo de Chota y Presidente de Cáritas del Perú.

Bajo el tema “Yo Soy Cáritas y la Virgen María nos acompaña en esta cuarentena”, Mons. Fortunato Pablo Urcey, se reunió con todos los colaboradores para darles un mensaje de aliento, esperanza y motivación por el trabajo que se viene realizando en beneficio de las poblaciones más vulnerables del país.

Durante la reunión, Mons. Fortunato Pablo explicó: “La Virgen María nos escucha, nos acompaña y de su mano nos quiere llevar al Padre bueno”. Y agregó: “Muchos pueden pensar que esta pandemia es un castigo de Dios, pero no es así, Diosito no castiga, más parece una consecuencia de cómo hemos tratado a nuestra Casa Común durante este tiempo”.

Dios, perdona siempre a los hombres y mujeres, pero nuestra Madre Tierra, no perdona nunca, cuando abusamos de ella, deforestamos nuestras selvas y bosques, cuando echamos todo al rio, nuestra Madre Tierra no perdona”.

Asimismo recordó, “en otros años hemos vivido inundaciones, sequías, heladas, volcanes en erupción, todo ha sido consecuencia de cómo hemos cuidado nuestra Casa Común. Estas ofensas que le causamos a la Tierra, ella nos lo devuelve”.

Mons. Fortunato Pablo, citó al Papa Francisco diciendo que “la Misericordia es la caricia del Padre Dios”, por ello los colaboradores de Cáritas, estamos llamados a acariñar, no pasar por la vida dando golpes, indiferentes al dolor de los hermanos.

Finalmente, el Presidente de Cáritas del Perú dio fortaleza y la bendición a todos sus colaboradores y sus familias para continuar siendo la caricia y la ternura de la Madre Iglesia a su pueblo.